Archive for the ‘Uncategorized’ Category

De carreras frustradas

enero 6, 2013

Heme aquí de nuevo, más de 6 meses después de mi último remedo de post (notando una indignante ausencia de muestras de preocupación por parte de nadie), para mantener mi apenas vivo blog o como quieran llamarle a este conjunto de palabras incongruentes.

Empiezo este nuevo postito por demás emocionado, ya que es el primero (y muy probablemente el último) que hago por encargo explícito de gente ajena a las voces en mi cabeza (que si bien no estuvieron muy contentas al principio, pude convencerlas, después de un rato de discusión y varias chelas, de que era una gran idea). De aquí el camino lógico de mi porvenir es un contrato como escritor, novelas varias, películas, fama, sexo y alcohol. Yo, siempre previsor, ya empecé con el alcohol para ir ahorrando tiempo.

Para aquellos de mente ágil que leyeron el título, ya se imaginarán que este post va encaminado a una profunda reflexión del porque, al final humanos imperfectos, la gran mayoría de nosotros terminamos eligiendo como carreras de vida cosas alejadas a nuestros primeros sueños, intereses y pasiones, quizá por buscar un camino de estabilidad y confort, por las normas de la sociedad o por el simple miedo a perseguir nuestras ilusiones.

Pues difícilmente podrían estar más equivocados, este post, como todos los míos, consta, básicamente, de idioteces ligadas una tras otras con innegable maestría.

Esta idea comienza cuando unos amigos, intelectuales del estudio del portugués, y su servidor discutíamos, solo deteniéndonos para morder el taco de camarón, inteligentes tópicos y sesudas disertaciones (que no discutiremos aquí) que algún día, no me cabe duda, impactarán al mundo. En ese intercambio de ideas, salió el siempre saludable tema de lo que nos hubiera gustado ser de nuestra vida, independientemente de si lo que hacemos nos gusta o no, si hubiéramos podido elegir. Solo un 25% de esa muestra representativa (representado todo él por mi admirada y querida amiga Gaby T), hacía aquello que le apasionaba realmente, todos los demás, si bien manejando un grado de satisfacción aceptable, hacíamos cosas bastante promedio.

Una de las tantas grandiosas ideas que surgió de esa plática fue hacer un post sobre el tema. Cómo aún no me puedo hacer responsable de las pendejadas de nadie (para eso estarán mis hijos) decidí platicar un poco sobre lo que yo, oh infante ignaro, quise ser antes de seguir la satisfactoria y envidiada carrera de ingeniería… (soy yo o alguien se rió en algún lado…).

Caballero Jedi

Por supuesto mi primera gran ilusión y reto a seguir fue ser Caballero Jedi. Después de ver unas 10 veces seguidas “El regreso del Jedi” pirata y en formato Beta, hubiera sido una verdadera estupidez no querer pasarse la vida blandiendo un sable láser, matando seres vivos de manera masiva sin aparente remordimiento y ganar dinero… de lo que sea que se mantuvieran los Jedis. Todo empezó muy bien, entrenándome con el palo de la mejor escoba de mi mamá y dándoles en la madre a diversos floreros y focos, que no presentaron batalla los muy cobardes. El verdadero problema empezó cuando intenté levitar unas piedras con nada más que el poder de la fuerza. Para mi infinita sorpresa, fue más difícil de lo que parece. Después de muchos ejercicios de respiración, gritos, miradas penetrantes y pujidos majestuosos (ninguno de los cuales concluyó con el éxito esperado, aunque ciertamente movieron de un lugar a otro una cantidad considerable de materia), me admití derrotado por la infame roca que no se quiso mover ni un rechingado milímetro. Así fue como mi primera gran ilusión quedó reducida a nada, pero no por eso mi corazón y coraje fueron derrotados… eso ya vendría después.

Piedra de la derrota

Guerrero Elfo

Como toda persona de mente saludable, después de un breve periodo de desconcierto y confusión en que quise ser cosas verdaderamente estúpidas como Goku, Super Campeón, Caballero del Zodiaco y Piloto de Varitechs entre otras cosas igual de inverosímiles, mi inseparable amiga la lectura, en conjunto con el mejor director de todos los tiempos llamado Peter Jackson, me hizo ver con una claridad deslumbrante lo que el mundo merecía se dedicara mi sapiencia. Guerrero Elfo.

Siempre emprendedor y previsor, corrí a comprarme un arma adecuada para matar orcos por si un día se presentaba la ocasión. Estudié enfermizamente los escritos de Tolkien y reuní una sumamente útil colección de figuras de acción para visualizarme como el futuro defensor de la Nueva Tierra Media (Atizapán). Desafortunadamente, después de repetidos intentos y a pesar de mis sólidos argumentos de intentar convencer a varias personas que su fealdad pantagruélica solo podía deberse a la sangre de orco que corría por sus venas, nadie quiso dejarse acuchillar por mis dagas élficas, los muy desconsiderados. Así fué como mi segunda ilusión de vida se vio frustrada. Pero no por eso (tan idiota yo) me dejé pisotear, no señor.

Camera 360

Monero

Una vez que varios señores con curiosas batas blancas me convencieron (a medias) de que la tele no era una buena fuente de información en cuanto a vocación profesional se refiere, decidí voltear a carreras más terrenales aunque con posibilidades de éxito similares.

Pocas cosas me hacen tan feliz como leer unos buenos monos, empezando con el sarcástico y huevón de Garfield, pasando por el izquierdoso de Rius, el derechoso de Paco Calderón, el irreverente Trino y mi ídolo personal el gran Quino padre de Mafalda. Por supuesto pronto descubrí que mi habilidad de dibujante es muy similar a mi habilidad para levitar rocas, mi sentido de las proporciones es bastante cercano al que tienen las salamandras ciegas de las cuevas de Texas y mi firmeza en el trazo es ligeramente mejor al de los enfermos de Parkinson avanzado.

Después de trabajar con ahínco y dedicación durante más o menos 5 minutos, entendí que era poco probable verme publicado en los periódicos matutinos, así que decidí mantenerme en el plano amateur y solo torturar con mis dibujos a la gente de facebook.

Camera 360 2013-01-05_17-34-54_634

Escritor

Y finalmente (demos gracias al señor) llegamos a la parte final de este post que, en una muestra de coordinación magistral, me catapultará a la fama de la actividad que precisamente estoy haciendo: escribir.

Se que no tengo, no tendré y la verdad es que no deseo la capacidad de hacer ese tipo libros que gustan de los intelectuales, donde una palabra significa mil cosas, cada capítulo es un pozo sin fondo de teorías y sub teorías, son temas de estudio profundo en las universidades y las tertulias, algún día ganaran el premio nobel y, claro, no entiendes un carajo de lo que se está diciendo.

A lo que yo aspiro es a contar historias, historias que atrapen, historias divertidas, historias de esas que te hacen desvelarte un miércoles. No aspiro a reconocimientos de la crítica, no entiendo de corrientes literarias y para mí El viejo y el Mar es una historia de un viejo y un pescadote.

A esto, amenazo, aún no he renunciado, para muestra este blog que nadie lee y algunos archivos olvidados en mi computadora que reviven de vez en vez entre la importante vida llena de números del ingeniero (¿esas risas de nuevo?).

Y quién sabe, quizá algún día un nerd del futuro, a lo mejor con un blog propio, tenga de adorno en la pared de su cuarto una colección de figuras de personajes de una película que, entre los créditos finales, anuncie “Basada en la novela de C. De La Mata”.

Anuncios

Del ichu

junio 19, 2012

Esta vez mi post va ligeramente encaminado a aquellas gentes que hemos tenido la “suerte” de chambear en alguna empresa donde podemos poner en practica lo que aprendimos en la primaria con la Miss Connie (nacida Concha), en el curso express del Interlingüa o en esos breves momentos de interpedas de aquellos que se fueron a -guiño- estudiar -guiño, guiño- inglés a Canadá.

Y para aquellos que piensen que este post va a ser muy mamón… me sorprende que a estas alturas aún crean que me importa un pepino lo que piensan.

Hace no tan poco ni tan mucho, tuve una de esas grandiosas ideas que solo los idiotas de mi categoría pueden concebir y poner en práctica y cuyo único destino es desembocar en desgracia. Y, claro, desembocó. Algún día (o no) los aburriré  con el relato, pero para fines de este post basta decir que la conclusión fue quedarme sin trabajo. Esto ciertamente no cambió mucho mis actividades diarias ni mi estatus social, pero si apareció el nada despreciable agravante de que a final de semana no tenía pa mi coca, mi gordita de chicharrón y las entradas al cine (los miércoles) de mi querer y yo en los cinemas lumiere.

Por fortuna es vox populi que Dios ayuda a los pendejos y los huevones, y yo soy ambos. El resultado es que ahora tengo chamba de nuevo. ¡Yei!

Entre las muchas experiencias que he aprendido en esta nueva aventura (dicen los clásicos), la primera y más importante es que, aparentemente, hay trabajos donde tienes que trabajar para que te paguen. Igual me sorprendió saber que es laboralmente incorrecto subir los pies al escritorio y echarse una jeta a las 3 de la tarde, ya ni se diga tirarse un flato en el proceso. En fin, hay gente loca.

Entre tantas cosas nuevas, una que sin duda guarda un especial lugar en mi corazón es haber conocido, ni más ni menos, que al honorable protagonista de este conjunto apenas coherente de palabras: el ICHU.

Algunos de ustedes se preguntarán, no sin razón, que, con un carajo, es el ichu. No se preocupen que todo lo tengo cubierto:

Issue: cuestión, problema, asunto.

O sease, pues, un pedo.

En este mundo de superación, perseverancia, trabajo y ambición (tan contrario a mis ideales), el ichu ha tenido un fácil y rápido ascenso que lo ha posicionado en un nivel inmejorable en el corazón del mexicano, ya que combina dos de las cosas que más nos gustan: mamonear con anglicismos y enmascarar nuestra pendejes.

Lo bonito del ichu es que ha logrado lo que 91 años de la SEP no: acabar con los idiotas. Y es que uno en la chamba ya nunca la caga, tiene un ichu. Nunca lo cagoteó el cliente, el cliente tiene un ichu. Nunca te regresaron un trabajo mal hecho, se encontraron ichus en el proyecto. El ichu es, pues, algo así como la evolución de “las áreas de oportunidad”.

Porque tener un ichu es muy distinto a tener un vulgar problema. Tener un ichu es una oportunidad de mejorar, tener un ichu es un reto de superación, tener un ichu es una prueba de hombría (o su equivalente en la mujer trabajadora). El ichu es nice, el ichu es cool, el ichu es fashion, el ichu tiene ondita, el ichu es in, tu muy bien si tienes un ichu, el ichu es fresón, el ichu es elegante, el ichu tiene catego, el ichu es dandy, el ichu es chick, el ichu es cosmopolita, el ichu es metropolitano, el ichu es es es… bueno, ¿qué no es?

En fin, yo, que siempre he amado las idioteces, en especial las mías, y reniego del ichu en consecuencia, me dediqué con infinita paciencia a pasar a través de la bruma del ichu y les trasmito sabiduría en forma de este brevísimo pero no por eso menos chingón pseudodiccionario del ichu que les ayudará, espero, a comprenderlo por si algún día se topan con él.

Empleado a Jefe:

“Oye kaon, tuvimos un ichu bien leve con el proyecto de los pinches chinitos, pero lo resolví y todo chingón”

Significa: Tuve dos que tres cagaditas en el proyecto que dudo mucho que noten y si lo hacen les sale más caro armarla de pedo que dejarlo como está.

“Pepe, salió un ichu con la gente de china, pero estamos trabajando para corregirlo”

Significa: “La cagué”

“Lic. Martinez, Xangai Inc. me pidió que agendáramos una junta con la gerencia para hablar sobre el big ichu que ha estado retrasando el proyecto”

Significa: “La cagué de manera estrepitosa y me las arreglé para embarrarlos a ti, al equipo y hasta al gerente general”

Colega a colega:

“Guey, ¿ya viste el ichu que encontraron en las tablas dinámicas que hicimos?”

Significa: “¿La cagaste tu, la cagué yo o la cagamos?”

“Oye ka, el jefe me pidió que lo ayudáramos con un ichu”

Significa: Me cargaron chamba y ando buscando un pendejo que la haga.

“No importa de quién es la culpa, tenemos que resolver este ichu o quedamos mal como equipo”

Significa: Si me hundo se hunden conmigo culeros.

Compañera (sabrosa y no muy brillante) a su compañero:

“Migue, no entiendo los ichus que me encargó el jefe, ¿me ayudas porfita?”

Significa: Haz mi chamba, grandísimo cabrón feo, y quizá un día que ande lo suficientemente peda te mire con otra cosa que no sea asco.

“Oye mano, no se si viste el correo del ichu de los valores de los esfuerzos, yo ya revisé mi parte y está bien, checa la tuya y si te puedo echar la mano me dices”

Significa: Tú la cagaste lero lero.

Del jefe a los empleados:

(En correo) “Pedro, por favor coordínate con tu equipo para que resuelvan este ichu lo más rápido posible”

Significa: “No se quién es este guey ni de que carajos habla y difícilmente me podría valer más madres, pero a ver si ya haces tu chamba para que me dejen de copiar en estas chingaderas, que para eso te pago so huevón”

“Manuel, te he llamado a mi oficina porque hemos determinado que todos los ichus que tuvimos en el proyecto del Bajío vinieron de los presupuestos que mandaste”

Significa: “Ya te cargó, bien cargadita, la chingada”

“Equipo, en la junta de la mañana con la gente de Coca salieron varios ichus que espero podamos resolver pronto entre todos”

Significa: “Vean ahora que quieren estos ojetes y resuélvanlo”

“Los he reunido para hacerles saber que hubo un ichu en el presupuesto de este año que, desgraciadamente, repercutirá en su reparto de utilidades”

Significa: Finanzas ya se dio cuenta de las 68 veces que el gerente de compras y yo nos fuimos a ver pelos con la tarjeta corporativa.

Termino mi post por hoy, no porque el flujo de mi diarrea mental haya cesado (nunca ha pasado hasta ahora), sino porque si tuviera propósitos de año nuevo, uno hubiera sido hacer mi posts más cortos.

See you soon (or not).

De las frases profundas

diciembre 28, 2011

Por algún motivo que, por más que lo reflexionó, no puedo comprender, ninguna editorial se ha acercado a mi (maravillada por mi impecable prosa y fresca irreverencia) para ofrecerme un contrato millonario por mis servicios cómo escritor y posible nuevo símbolo sexual del ambiente literario. Ante esta agravante, regreso a este blog (tráguense eso editoriales) para seguir haciendo lo que mejor hago: escribir acerca de nada.

Volviendo un poco a mi realidad, esta vez mis lúcidos pensamientos se vuelcan hacia aquellas bonitas frases que todos hemos oído de vez cuando y que nos dejan siempre con una inevitable conciencia de lo increíblemente pendejos que somos y que yo llamo:

“La/El ______ es como la/el ________”

Estas frases, que en varias ocasiones nos han arreglado la vida en los momentos de crisis, son normalmente dichas por esos filósofos populares que siempre están a la mano en lo momentos necesarios, desde un acomedido familiar, hasta el primo de tu mejor amigo conocido comúnmente como “El chaqueto”. Pero para que quede más claro, recordemos ese hombre admirable y símbolo de la cultura contemporánea que nos ha demostrado, junto con Vicente Fox, que alguien nacido y crecido pendejo puede hacer dinero; Forrest Gump. Cito: “Mamá solía decir que la vida es como una caja de chocolates, nunca sabes lo que te va a tocar”.

¡Aaaaayyyyy papaaaaya de celaaaya! Es la inevitable exclamación ante tal despertar del conocimiento.

Porque si, dejando a parte que, cuando menos en México,  las cajas de chocolates por lo regular siempre tienen un muy homogéneo contenido, la sabiduría de la jefecita de Forrest Gump es innegable.

Y si yo fuera un conformista (aclaro que lo soy en las cosas que si importan), hubiera sido feliz con ese pensamiento, pero, por desgracia para mi (ya ahora para ustedes), me pregunté, vagamente al principio, que tan inteligente tiene que ser uno para crear frases tan rechingonsísimas. La respuesta es tan predecible como sorprendente: muy poco. Así es mis estimados lectores, siento decirles que cualquier pendejo puede formar frases así, de cualquier cosa y con cualquier cosa. ¿No me creen? Pues para muestra basto y sobro yo, he aquí algunas frases que crearé en este momento y con cosas que encuentre en mi cuarto:

1.- “La vida es cómo un estuche de cámara digital, en ella puedes encontrar imagenes hermosas”

2.- “El amor es como un cortauñas, a veces te resultará desagradable pero sabes que lo necesitas”

3.- “Los celos son cómo una figura de acción del señor de los anillos, los adquieres de manera impulsiva y luego ves que no sirven para nada”

4.- “El honor es cómo un modem motorola, puede no parecer gran cosa, pero puedes hacer poco sin él”

5.- “La derrota es como un desodorante gillette, puede arder pero sabes que obtienes algo bueno de ello”

¿Ya se convencieron? ¿No? Pus le sigo, que chingados:

6.- “La muerte es cómo una pantufla croc, es fea y apesta después de un tiempo”

7.- “El sexo es cómo una foto de tu graduación de secundaria, siempre esperas que en la siguiente salgas mejor”

8.- “La pasión es como un reloj despertador digital, en cuanto funciona ya no puedes quedarte quieto”

9.- “La sabiduría es cómo una cobija de franela, te ayuda a protegerte de un ambiente hostil”

10.- “La tristeza es cómo un multicontacto, si no le das la importancia adecuada puede perjudicar muchas cosas”

¿Aclaré mi punto? Y ahora, si mi conocimiento de la psique humana es tan grande cómo creo, han de estar pensando una de dos cosas:

a) Esas son la frases más pinchurrientas, pero por mucho, que he oído en toda mi vida.

b) Este guey nos quiere hacer pendejos y de seguro se pasó toda la semana pensando en esas frases.

Respondiendo a la primera inquietud, no digo que mis frases no sean una mierda, el punto es que todas las pude hacer en menos de dos minutos cada una y con las porquerías que tengo en mi cuarto y tienen un grado de coherencia bastante aceptable, creo que con un poco de concentración y algo más de tiempo (que gracias a Dios no estoy dispuesto a perder) podría hacer algo tan mega cabrón como la de mami Gump (que así que ustedes digan “¡Uy que bruto!” tampoco…)

Respondiendo a la segunda, si yo tuviera la capacidad de crear pendejos ya sería, desde hace bastante tiempo, el hombre más inteligente del mundo (eso o tendría a mi cargo un ejército de pendejos dispuestos a conquistar el mundo para mi), y cómo nada de eso es cierto (aún) tendrán que tomar mi palabra cómo buena, ahora que si no lo hacen la verdad es que tampoco me importa demasiado. Inténtenlo ustedes y verán que es bastante sencillo.

Cómo sea, se los dejo a reflexión y espero que la próxima vez que algún acomedido se acerque, de muy buena gana, a compartirles su sabiduría popular, puedan, ahora que saben lo que yo se, al menos responderle con un orgulloso y confiado “no me vengas con tus mamadas”.

De las visitas (al blog)

febrero 8, 2011

Después de un par de postásos de temas ligeramente más trascendentes (abordados, eso si, con cero profesionalismo), he decido volver a mis orígenes con un este postito intachablemente poco elaborado, políticamente incorrecto, repleto de palabras soeces y que no debería ser leído bajo ningún concepto.

Decidí iniciar esta nueva oda a la mala literatura para empezar una desenfrenada ola de autofestejos por las 3500 visitas a este su blog. Teniendo ya la perfecta motivación, solo me faltaba el tema, afortunadamente, en un sublime ejemplo de círculo virtuoso y retroalimentación constructiva, el mismo motivo me dio un tema perfecto a desarrollar: ¿Quién  y para que (además de ustedes mis apreciados lectores usuales) entra a este blog?

Así fue como, totalmente convencido de mi buena estrella, me dirigí muy alegremente a las estadísticas de mi blog para descubrir qué es lo que motiva a esta mi gente bonita a brindarle algunos segundos de su muy valioso tiempo a leer pacientemente desvaríos de tal enormidad.

Pa fortuna de todos (y más de mí), a esta edad ya he aprendido a no esperar nada de la vida, y, efectivamente, mi sorpresa no fue tan mayúscula al descubrir que a mi blog es, mayormente, leído por nadie.

Me gustaría decir que, concluido el tema, aquí acaba el post, pero saben que no puedo hacer eso.

Después de un concienzudo análisis estadístico, los datos reportaron que mi blog pertenece  a ese honroso 99.9% en los que la gente entra encontrando, básicamente, todo lo contrario a lo que buscan, para, inmediatamente, darle un “back” al buscador, mentando madres y maldiciendo a la gente que no tiene nada mejor que hacer que subir chingaderas en el internet (benditos seamos).

¿Exagero? Como todo buen comunicador que se precie de serlo (y que conste que yo no me precio de ello), presento aquí las pruebas necesarias para confirmar mi aseveración, poniendo una bonita lista de mis frases preferidas con la que los buscadores (según las estadísticas del propio blog) encuentran este mi nunca bien ponderado sitio:

“caricaturas de pollos rostizados”

Ciertamente la importancia de encontrar una caricatura cuyo protagonista sea, no cualquier pollo, sino un pollo rostizado, es más que suficiente, desde cualquier punto de vista, para haber sido redireccionada 23 veces desde un buscador.

“ana claudia talancon encuerada”

Esta siempre me hace sentir algo culpable por la desilusión que pude haber causado.

“iztapalapa en el siglo xix y xx no mamadas”

Ciertamente, si de algo en el mundo se dicen mamadas, es de iztapalapa en el siglo xix y xx.

“pendejas senos”

Conciso y seguro de lo que quiere, admiro su actitud.

“salinas vende popocatepetl a los japoneses”

Una razón más para odiar a Salinas.

“historias populares de perros que se angustien ante una enfermedad”

Espero hayan superado la angustia.

“vida de los espermatozoides en mezclilla”

¡Ésa si es vida!

“mi esposo nunca tuvo una amiga que debes encuando lo llama y le envia power point sublime”

¿Ee?

“youporn colejialas baños publicos”

Usuario no solo culto sino elegante.

“es normal que al morir de una embolia ronques y quedes morado”

Aceptando, por principio, que mis conocimientos de medicina son limitados, estoy casi seguro de que si alguien ronca no está muerto.

“huevo de colores de tecnologia punta japonesa necesitados de cariño”

Si alguien está falto de cariño en estos días, son los huevos japoneses de última generación.

“actrices porno picandose la cola”

Otro destacable miembro de la sociedad haciendo uso magistral de las posibilidades infinitas del internet.

“porque los amigos son tan hijos de toda su refregada inche perra sagrada madre????”

Espero haya encontrado la respuesta.

“que hacer con caca atorada”

REALMENTE espero que haya encontrado la respuesta.

“como hacer un pilin con productos naturales”

Uno de los mayores dilemas de la historia.

“романтические аниме про любовь”

Este, casi estoy seguro, significa: “Llévame, oh todopoderoso Google, al blog más reencabronadamente megachingón de todo, pero absolutamente retodito, el mundo”

“chayito me lo mama”

No quiero ni imaginarme lo que esperaba encontrar.

“infomercial culote”

Espero verlo pronto en el canal 40.

Ahora que mi punto ha quedado perfectamente claro, mi conclusión es que, de esos 3500 visitantes, si acaso un 5% ha leído uno o más artículos de principio a fin, 20 % restante no son más que verdaderos pendejos, otro 20% son pervertidos sexuales en algún grado y el restante 55% son ambas cosas.

Ya que el motivo de este post era la celebración de tantísima visita y que ha quedado demostrado que esa premisa es falsa, este escrito no debería existir, y aún así aquí estoy yo terminándolo y usted (si pertenece a esa élite del 5%) leyéndolo. Aaaaaah los misterios de la vida…

No me queda más que pedirte, amado lector, que si en algún momento has tenido el ánimo de espíritu y la fuerza de estómago para terminar uno o varios de mis posts, te manifiestes con un comentario que puede ser de cualquier índole, desde un sentido agradecimiento por haber leído el mejor post de tu vida hasta una onomatopeya de la regurgitación, todo con el fin de obtener información más confiable sobre las verdaderas visitas y que me permita saber cuando relamente debo festejar.

Y para ti, visitante casual en busca de colegialas japonesas en minifalda, te mando una sentida mentada de madre, que no porque nunca la leas es menos reconfortante.

Nota: Todas las faltas de ortografía (y sentido) de los ejemplos mencionados anteriormente son cortesía de las lumbreras que los escribieron.

Update del 18 de Abril del 2011.

Heme aquí de nuevo haciendo un pequeño alto en mi trabajo (tampoco es que me cueste mucho), ya que he decidido (controlen su euforia) que aproximadamente cada 500 nuevas visitas a mi blog regresaré a este espacio cibernético a hacer una autoevaluación de la evolución del mismo, ahora si con datos duros y corroborables que serán la delicia de mis amigos ingenieros y matemáticos por igual.

Datos:

Visitas desde el último conteo: 530

Visitas (corroborables) de personas nuevas que han leido el post: 3

% de nuevas visitas lectoras = 3(100)/530 = 0.566 %

O séase que es aún peor de lo que pensaba (lo cuál no era fácil). Por fortuna estos datos me vienen valiendo madres y se que a ustedes también, aunque no por eso son menos divertidos.

Ahora pasemos a las frases favoritas de los buscadores de este periodo:

“esta vivo juanjo hijo de carmen salnas”

Ya puedo dormir tranquilo.

“ped egg + mierda”

¡Una combinación ganadora!

“colegialas guapas tirandose pedos”

¿Porque si fueran feas sería asqueroso?

“define retodita”

Diminutivo de “muy toda”

“pendejas colegialas lesvianas”

¿Y si fueran listas habría algún inconveniente?

“youporn madres con hijos japoneses”

Enternecedor.

“como se yama loque su jeta la mopa”

No se ni por donde empezar…

“forma jocosa de uso condon”

¿Inflarlo y hacer un perrito?

“videos de como poner un labado intestinal a un borrego”

Porque nunca se sabe cuando hará falta.

“cagona y limpiandose la nalga”

El inventor del Internet debe estar orgulloso.

Pues no me queda más que agradecer a las personas que con tanta asiduidad visitan mi blog, por la razón que sea, en especial a aquellos 3 nuevos visitantes y recordarte a ti, nuevo e hipotético lector, que me dejes un comentario, no importando cuál sea tu sentir con respecto a esto que yo llamo blog.

Nos vemos en 4500 visitas.

Update del 25 de Mayo del 2011.

Y, tal como predije, aquí estamos en las 4500 visitas a este su blog que en realidad es mío. Este periodo me ha traído dos bonitas sorpresas, la primera, y ligeramente menos bonita, es que por fin he logrado encabronar lo suficiente a alguien como para que me dejara un mensaje de ataque y repudio hacia mis escritos y mi persona (la verdad es que ya se habían tardado). La segunda es que he logrado tener mi primer suscriptor al blog (yeeeeeeeeiiiiiiiiii).

Curiosamente mi nuevo fan y mi nuevo crítico son las únicas dos personas corroborables que han leído, al menos de forma parcial, algo del blog.

Pasemos a las galanas estadísticas:

Datos:

Visitas desde el último conteo: 538

Visitas (corroborables) de personas nuevas que han leido el post: 2

% de nuevas visitas lectoras = 2(100)/538 = 0.3717 %

Y ahora, pa no variarle, pasemos a las siempre sofisticadas frases que  guían a la gente (si es que se les puede llamar así) a este espacio anticultural:

“caderonas de infarto”

Buena forma de morir.

“culo travieso”

¿Porque que chiste tienen los que se portan bien?

“pollos rostizados caricaturas”

Y dale con las caricaturas de pollos rostizados…

“maribel guardia tirandose un pedo”

¿No era suficiente con las colegialas?

“eclesiasteno hay en todo el mundo mujer que se le pueda comparar en belleza e inteligencia. 3.ecle 9,8”

Concuerdo.

“rebanes tu culo”

Con este no.

“decires chistosos de caca”

Si pero… ¿Sobre la caca? ¿que fueron de pura chiripa? ¿que están de la caca?

“babuino pene”

¿Quién soy yo pa juzgar?

Bueno pus, una vez más y de manera probablemente inútil, vuelvo a invitar a aquellos nuevos (y a los viejos también)lectores a dejar algún comentario de la naturaleza y tono que gusten.

Nos vemos en 5000 visitas.

Update del 17 de Febrero del 2012.

Se que había dicho que iba a actualizar este post a las 5000 visitas, y realmente me gustaría tener alguna explicación satisfactoria que justifique las ansias y desesperación que muy seguramente experimentaron en este tiempo, pero la cruda realidad es que tenía una poderosa hueva.

Y no es que ya se me haya quitado, simplemente he decidido ignorarla un tiempo (tampoco es que esté enojado con ella).

Pero bueno, basta de hablar de mamadas que no le interesan a nadie y empecemos con las mamadas que si, o séase las estadísticas de este periodo:

Visitas desde el último conteo: 3275.

Visitas corroborables de personas que han leído el blog: 9

% de lectores en este periodo: 0.2748%

Se empieza a apreciar una tendencia descendente que dudo mucho que cambie. En fin, pasemos a lo esperado por todos; las frases favoritas de este periodo:

flatulencia atorada

Por eso hay que sacarlas cuando se puede.

como depilarse los testiculos varon fotografias

¡Eso es contranatura!

peditos d queso

No creo que tengan éxito como botana.

porno caseros de pendejitas y pendejitos

Al menos no es machista.

belinda en cuerada

Esos de Cuerada siempre contratan buenos artistas.

moñoñongo caricatura

Ojalá la pasen en el 5.

quiero saver quien es la mujer mas caderona que a tenido el luchador sivernetico mexicano

Yo quiero saber quién te enseñó ortografía.

colegialas picandose con platanos

Lo triste es que seguro las encontró.

para que sirven los chacos

Para partir madres.

youporn las mas cagonas

Porque las menos cagonas no valen la pena.

una mama buenota

¿Nomás una?

cuanto cabròn wikipedia

¿Tendrá wikipedia el conteo exacto?

buscar videos de colegiales azotados en la epoca de la inquisición

Estoy casi seguro que en la inquisición no había cámaras.

pololas pal juanito

¡Pololas pinche juanito!

que debo saber al salir de prekindero

Con saber limpiarte solito la armas.

cuanto cabron enojado

¿Verdad que si?

Una vez corroborado (de nuevo) que a mi blog llega lo más selecto de la bahorrina humana, ya no les pido, les ruego a todos aquellos que no tengan una patología sexual que dejen algún comentario de su presencia en este mi blog.

Regreso en los… bueno, regreso cuando me de la gana.

Del Teletón y quejarse por quejarse

diciembre 6, 2010

Una vez más ha llegado esa bonita época del año en que vuelvo dormir con mis pantalones de franela de Scooby Doo, el día empieza con las cobijas susurrándote que levantarse es una pésima idea y los pezones se endurecen 2.7 segundos inmediatamente después de hacerlo. También, invariablemente, es en esta época donde los anuncios del Teletón empiezan  a inundar nuestras pantallas y, cuál ley de acción y reacción, nuestro mail hace lo propio con anuncios antiteletón.

Y es que renegar del teletón se ha vuelto, pa variar, un lugar común en México. “¿Vas a donar al Teletón?” te pregunta, indignado, algún individuo de esos chingones y bien informados que tanto abundan aquí, “¿Qué no sabes que Televisa solo usa el Teletón para sacar dinero de tus donaciones deduciendo  impuestos? ¡Infórmate!”, termina el erudito con sonrisa de suficiencia y el inconfundible aire de “a no mames, que bárbaro, soy un chinguetas”.

 ¡Ay de ti si te atreves a donar al Teletón! ¡Eres un pendejo hijo de puta (como mínimo) si le crees a Televisa la perra desinformadora! ¡López Doriga usa el CRIT como criadero de engorda para comerse a los niños en carnitas mientras hace un trío con Salinas y Slim!…

¿Sus fuentes? Un correo electrónico reenviado por “El Moco” (que, entre sus tantas credenciales, se incluye la capacidad de echar un gargajo dos metros por encima de su cabeza y atraparlo de nuevo al vuelo) o ese amigo que es un luchador social innato, que siempre trae La Jornada bajo el brazo, le dice espurio a Calderón, ladrón al PRI, va a las juntas del Peje y son incapaces de divertirse.

Yo, que siempre he sido pecador, me voy a permitir (aquí dejen de leer los que son impresionables) reflexionar un poco solamente.

He aquí la mecánica de los acólitos de Satán (Televisos) acorde con la mayoría de los mails:

1.- Tu y otras 999 personas (si los pones al revés son 666… ¿coincidencia? ¡no lo creo!) de esas que tienen un corazón encabronadamente grande donan 1 varo al Teletón.

2.- Televisa lo junta todo y hace una donación a su nombre, que es deducible de impuestos, de 1000 varotes.

3.- Cuando declara impuestos ante hacienda, solo debe 500 varos, pero presentando el donativo, ahora tienen una diferencia a favor de 500 varotes que son reembolsados.

4.- Se cagan de risa de nuestra estupidez mientras se gastan ese dinero en crack y pornografía lésbica.

Ok, hasta aquí claramente son unos hijos de la gran chingada.

Ahora vamos a ver, supongamos solo por un momento (y sé que el solo mencionarlo es símbolo de mi estupidez) que los mails no son 100% confiables, tonses pueden hacer lo que yo e irle a preguntar a un contador público que les dirá que lo anterior es una gran y real… pendejada.

Dejaré unos momentos para que se recuperen de la impresión.

Ok, continuemos. Pues si, pa empezar si es posible deducir impuestos con las donaciones, pero estas no son un cupón de descuento como el mail te dice, esa cantidad se descuenta en realidad de la base gravable. Esto es más o menos así:

Una empresa tuvo 1000 varotes de utilidad, su base gravable, y su tasa de ISR será del 30%, es decir pagará 300 varos. Tonses le da un ataque de buena onda y dona 100 varos, pero esos no se descuentan de los trecientos, sino de la base gravable, es decir de los 1000, por lo que ahora se calcula el impuesto sobre 900, tonses ahora pagará 270 nomás. O séase, no se ahorró 100, solo 30. Ahora, también recuerden que esta empresa tiene que decir de donde salió el dinero del donativo y muchas veces esto tendrá que agregarlo a lo gravable, luego entonces, tendría 1100, menos 100 igual 1000, impuestos = 300. O séase quedó igual… JA.

Y también recuerden que se tiene que pagar por la producción del teletón, los sueldos de los trabajadores, la electricidad, etc.

Pero bueno, supongamos que Televisa, en su infinita maldad y siendo amante de Belcebú, se las arreglo para sacar una lana de esto, digamos (exagerándole en demasía) un 30% de lo que se donó (recordemos que las donaciones que hacen las empresas no cuentan porque eso lo deducen ellas mismas), y que eso, como también dice el mentado mail, impacta en nuestra débil economía al quitarnos buen dinero de impuestos que sirven para esas cosas chingonas como comprarles iPads a los diuptados que, muy probablemente, los usen de tabla de cortar en la cocina.

En 2009 teletón recaudó 443341815 pesos, el 30% serían 133002544.5. Luego, los ingresos de hacienda en el 2009 fueron 2816000000000 de pesos aprox. Entonces lo que tan malavidamente se quitó del presupuesto fue, ma o meno, 4.7231e-3 % del total.

Pa aquellos no versados en la notación científica, lo expongo así: Si ustedes ganaran 10000 pesos al mes, en un año les quitarían 5.66 pesísimos.

Esta cifra no es ni remotamente significativa, más si tomamos en cuenta que las verdaderas pérdidas están en la gente que evade impuestos, los negocios informales o ilegales y la corrupción que todo lo permite y de la que, hasta donde se, no tiene la culpa el Teletón.

¡Pero esperen, aún no corran a donar todos sus bienes! Aún queda por resolver esa parte de que Televisa se aprovecha de nuestra buena voluntad para hacerse publicidad a costa del chantaje emocional y los pobres niños minusválidos. A ver… el Teletón se hace para ayudar a los niños de bajos recursos que necesitan (¡santa iluminación!) ser ayudados, como los minusválidos o los que tienen cáncer. Entonces agarran y presentan a los niños con cáncer y minusválidos para que veamos porqué necesitan ayuda. Según la gran lógica del mail, deberían de presentar solo la foto del niño, muy bien peinado claro, con la leyenda “Este niño no puede caminar, pero para que usted no se vaya a perturbar por su condición, solo les mostramos su carita sonriente”. A va… tantos problemas en el mundo y ese guey desperdiciando su talento escribiendo mails…

En lo que si estoy muy de acuerdo es que Televisa logra publicidad, lo cuál, sin duda, les ha de resultar bastante beneficioso. Antes de soltar mi siguiente frase por favor agarren los tomates y ténganlos a punto para el lanzamiento: ejem, ejem… ¡QUÉ CHINGADOS IMPORTA!

Me explico. Hace algunos ayeres tuve a bien asistir a un curso de liderazgo. No, no fué en ninguna universidad privada presidida por miembros del yunque, gringos capitalistas y discípulos de Calderón, sino en mi alma máter la Facultad de Ingeniería de la UNAM, donde, entre otras cosas, nos hablaron de las relaciones entre empresarios, inversionistas y creativos.

Estos tipos de relaciones (y creo que en general todas) se pueden agrupar, para fines prácticos, en 3:

  1. Perder-Perder
  2. Ganar-Perder
  3. Ganar-Ganar

Quisiera pensar que se explican por si mismos, pero como siempre es bueno suponer que quién haya decidió leer mis posts está alcoholizado en algún grado, los explicaré en términos más entendibles: La primera es muy idiosincrática de los mexicanos y es, básicamente, “si yo me chingo, tu te chingas y nos chingamos todos“, por ejemplo el SME y sus plantones. La segunda también nos gusta mucho, “te chingo pa yo chingar“, como ejemplo escojan un político al azar. La última es virtualmente desconocida para nosotros, “yo te ayudo, tu me ayudas y ya chingamos los dos“, digamos que una beca escolar puede ser un buen ejemplo.

Entonces, volviendo al tema, al final tenemos, por un lado, unos niños de bajos recursos que tienen un lugar donde reciben ayuda (que conste que en el mail nunca critican el servicio) y por el otro una televisora con publicidad gratuita y descontando impuestos (si bien aún esto tendría que demostrarse) aprovechando (¡hijos de puta!) una ley que precisamente está pensada para que las empresas se animen a donar…  A ver, ¿a que opción de las anteriores les suena?

En fin, ¿digo con esto que Televisa es la caridad personificada? ¡Claro que no!, estoy seguro que hay muchas cosas criticables en el Teletón, que se podría mejorar de muchas maneras, que no todos lo hacen con el fin de ayudar y muchos etcéteras más, pero tampoco es el maquiavélico plan para gobernarnos a todos, encontrarnos a todos, atraernos a todos y amarrarnos en las tinieblas.

En un mundo perfecto, Televisa no solo donaría eso, sino las ganancias producidas por “Bailando por un sueño” y “La fea más Bella”, todos ganaríamos lo mismo que los ruquitos de la suprema corte y yo sería un negrazo mamado y de dos metros, pero (y una vez más siéntense los de corazón débil), no lo es.

¿Es tan, pero tan encabronadamente malo sacar beneficio de otro beneficio? Si ustedes tuviera una empresa y un día llegara una organización de beneficencia con 2 opciones: 1.- Donarles 500 pesos por su buen corazón. 2.- Donarles 1000 pesos que ellos mismos te recuperaran ayudándote al portar algunas playeras con tu producto y confirmando que eres una empresa socialmente responsable. ¿Cuál elegirían?

Y es que en esta mi bienamada patria pero que nos requetencanta quejarnos y, más que otra cosa, no pensar. Todo es culpa de todos menos de uno. El pueblo es oprimido, el pueblo es sacrificado, el pueblo es engañado, el pueblo esto, el pueblo lo otro. Todo es blanco o negro, Calderón o Peje, ciencia o religión, Belinda o Nine Inch Nails.

Lo curioso es que tanto se desprecian los del uno como los del otro bando entre sí que no se dan cuenta lo similares que son, ambos intolerantes, ambos necios, ambos aferrados, ambos cagantes.

Y como no quiero desmentir a ninguno, los desmiento a los dos: ni la UNAM es la mejor universidad de México en todo, ni todos los universitarios somos unos paristas huevones; ni todos en el ejército son unos violadores culeros, ni todos quieren morir por la patria; ni todos los del Anáhuac compraron sus calificaciones, ni todos son estudiantes de prestigio; ni todos los políticos se mueren por robarnos… bueno, digamos que es la excepción que confirma la regla…

En fin, termino con 3 recomendaciones que los invito, enfáticamente, a seguir:

  1. Si aún creen que donar al Teletón es regalarle el sudor de su frente a Televisa, vayan y donen directamente a la institución y demuéstrenme (cosa que con toda seguridad se desviven por hacer) que no son unos borregos seguidores de la primera mamada que les llega al correo.
  2. Si de lo que desconfían es de la institución en si, hay bastantes otras que reciben donativos y a las que pueden ir alegremente a donar, eso si, así como se informan tanto de las de Televisa, también infórmense de las otras, no vaya a ser como lo de la casa de caridad que resultó ser un centro de esclavitud.
  3. Si no van a hacer nada, hagan el grandísimo y aún más chingado favor de no estar llenándole su mail al buen Mata con mierdas.

Para aquellos que se quieran seguir quejando, no tengo absolutamente nada en contra, es más, los invito a hacerlo, eso si, con algo más que un pinchurriento mail que bien pudo haber escrito el mismo guey que inventó los Fitness Step.

Del Arzobispo Juanito

octubre 15, 2010

Empiezo este postito apartándome un poco de mi usual condición bloguera. Para empezar, en lugar de aprovechar el tiempo muerto en mi “chamba” pa escribirlo, simplemente ignoraré la chamba que tengo; para seguir, escogeré un tema de actualidad y no mis pendejadas usuales y, para finalizar, será breve (o esa es la idea). Fuera de esto, no se preocupen, todo lo demás será lo mismo, incluyendo el hecho de que esta lectura no les llevará a ningún lado.

Y es que ayer en la mañana, poco después de ponerme mi desodorante axilar, mientras escuchaba las noticias matutinas oí al locutor decir que el amoroso del Cardenal y Arzobispo Juan Sandoval Iñiguez (creador de frases tan hermosas como: “A quién le gustaría que lo criaran una bola de maricones y lesbianas” y “Las bodas gays me tienen sin pendiente, son minoría”) se hacía bien pendejo con las declaraciones que hizo sobre que los Ministros de la Suprema Corte estaban “maiceados” por aprobar las bodas gays.

Juan Sandoval Iñiguez (mmm, nop, este es Bilbo seducido por el anillo…)
¡A chinga chinga!
Y enfatizo:

¡A CHINGA CHINGA!

Y es que ahora que Ebrard está haciendo desmadres en su contra, resulta que (a quién me recuerda) lo que dijo no es lo que quiso decir, sino que significa otra cosa y además si lo dijo no sirve porque lo que dijo no existe…

He aquí el fragmento del artículo de La Jornada:

“Añadió que, de la misma forma, en su respuesta “Sandoval Íñiguez imputa a los medios de comunicación el posible daño moral causado, ya que fueron ellos (los medios) los responsables de difundir sus palabras”.

Sobre la expresión maicear, Sandoval señaló que “no es un concepto jurídico ni tampoco una palabra que amerite una sola interpretación; es una expresión de origen popular y por tanto encuentra tantas interpretaciones como personas que la empleen, o tantas interpretaciones como las que le den los receptores de esa expresión”, indicó.
De acuerdo con la respuesta del cardenal, “el vocablo maicear no tiene una sola interpretación, así que es de la exclusiva responsabilidad, decisión o carácter del intérprete, el sentido que se le quiera dar a dicha palabra. Así de sencillo”, señaló la consejería.”

Juan Sandoval Iñiguez (tampoco, este es John Belushi…)

JA

Y es que bueno, cada quién puede tener su opinión y si el Arzobispo tiene pedos con los gays y sus bodas, puede tenerlos y serán muy suyos, y si quiere criticar y exponer argumentos en contra, adelante, pero lo que si creo es que debe hacerlo con conocimientos fundamentados, respeto y dialogando, otra cosa es andar insultando y calumniando a la gente nomás por sus robustas bolas.

Claro que yo, pobre pecador, nunca he sido llamado por Dios, no es mi misión salvar almas, no creo ciegamente en una religión que predica el amor y nunca tomarán mi opinion para elegir un papa, así que bien puedo equivocarme.

Juan Sandoval Iñiguez (no, papá de Victoria en el cadaver de la novia ¡Shit!)

Pero el buen Juanito ya se la peló, porque, en un acto de suprema pendejes, declaró en una entrevista con Sergio Sarmiento en su programa de Radio ( y que yo escuché con estas orejas que se comerán los gusanos) lo siguiente:

“(Los ministros) no tienen otro motivo para aprobar lo que aprueban más que les den dinero”. Cuando le pregunta el locutor si no pensaba que los ministros pudieron votar como lo hicieron por pensar que la decisión era correcta, el cardenal respondió: “No creo que vayan a pensar eso… nunca van a pensar eso, que es correctamente jurídico.”-

Ay Juanito, si serás…

Juan Sandoval Iñiguez (Winston Churchill, me acerco)

Y que conste que yo no digo que todos los homosexuales sean excelentísimas personas o padres inmaculados, simplemente digo que son seres humanos, algunos serán buenos, otros malos, pero nada tendrá que ver si les gusta jugar espaditas o no.

Ahora que, siguiendo sus pasos, yo también me puedo poner a generalizar, a ver… Iñiguez es un sacerdote… también Maciel lo era… también los de la Santisisísima Inquisición… también los que decían que los negros no tenían alma… O mejor aún, puedo proponer que, por simple curiosidad, les cortemos el miembro a todos los sacerdotes de México, total, si arman pedos pus son minoría y además para lo que lo utilizan (o debeían utilizar) con un agüjerito es más que suficiente.

¡Gran estrategia mi señor Arzobispo!

Juan Sandoval Iñiguez (El polivoz, aún no pero casi…)

Tomemos unos segundos para acordarnos que Johnny es Cardenal: “eclesiástico de alto rango de la Iglesia Católica, es el más alto título honorífico que puede conceder el Papa”; y Arzobispo:  “un prelado que goza, en virtud de antiguos privilegios relacionados a su diócesis o de una decisión pontificia, de una dignidad superior a la de un simple obispo”.

O sea es uno de los fregones… ESE es de los fregones…

Y para terminar, haciendo acto supremo de mi libertad de expresión, he aquí mi opinión del tal Sandoval: Creo firmemente que es un hijo de su repinche zorra madre que no tiene los huevos para sostener sus pendejadas.

Claro que si algún día lees esto, mi Juanito (que de seguro ha de estar muy pendiente a mi blog), no te me vayas a ofender, porque lo que quise decir que tu mamá es un canino cuadrúpedo de pequeño tamaño que ayuda en las cocinas y que no cuentas con el sustento y protección del embrión en los animales ovíparos para sostener… (lo último puedes interpretarlo como gustes ya que no existe como concepto jurídico).

¿Mis fuentes? Pues fíjate que un arcángel se me apareció en un sueño (“…la paz sea contigo, el señor me envía a decirte y todo eso…) y me lo confesó todo… ¿Si me crees verdad? Ya ha sucedido.

Y en última instancia no será mi culpa haberlo dicho, sino el culero que creo el wordpress, el irresponsable que desarrolló el Internet, la hijoputa sociedad que creo la escritura y, en última instancia, usted, por leerlo.

Juan Sandoval Iñiguez. (¡Este si! :D)

De las Redes Sociales

julio 29, 2010

Después de 2 semanas en las que los hijoputas de mi chamba me hicieron la más inimaginable injusticia, chingadera, mamada o como mejor les parezca llamarla (me hicieron, ¡háganme el muy rechingadísimo favor!, trabajar) en mi trabajo, he decidido borrar esa mala (y espero irrepetible) experiencia escribiendo unas líneas en mi  muy amado (aunque mal correspondido) blog.

Gracias a la magia de los títulos, no tengo que explicarles de que tratará este postito intrascendente y malintencionado, pero creo que será pertinente aclarar, para motivos informativos, que yo siempre he sido, soy y muy probablemente seré, un ser antisocial. No lo digo con orgullo, aunque tampoco con pena, simplemente así soy y no tengo pedos con ello.

De la misma ufana manera admito que tampoco tengo pedos para decir que, en circunstancias varias, las redes sociales son cagantes y bastante.

Ya que jamás he sido persona de extremos ni azotada (quiero pensar) más allá del promedio, tampoco es que odie las redes sociales o quiera que desaparezcan, yo mismo las uso y conozco (como bien dice mi cuate el Chobu, para que algo te cague es necesario conocerlo) y no niego que tienen su cierta utilidad y grado de divertimiento, pero… es que chale…

Puesto que no se la cantidad de redes sociales que existen (tampoco es que me importe) me enfocaré en las 3 más populares ya que las demás son, básicamente, variaciones de éstas: Facebook, Twitter y Messenger (tampoco se si esta última cuenta como red social pero, como espero ya lo habrán deducido, me importa aún menos).

Lo primero que se nota en ellos es que son para la productividad de uno lo que los agujeros negros para el universo. Entras a la compu para empezar un prometedor día de trabajo y/o actividades escolares mientras piensas, con una sonrisa en el rostro y calor en tu corazón, las 345 actividades que terminarás hoy en putiza y todavía tener tiempo para ver la repetición de María la del Barrio en el TLNovelas channel. Abres tu outlook con singular alegría; la página de excel que solo usas para hacer tablitas con colorcitos y no tienes idea de porque putas se llama hoja de cálculo; la página de word que te servirá para checar la ortografía (mandando a la soberana chingada del olvido lo que nos enseñó, en mi caso, Miss Amadita en la primaria) y te preparas para el que, estás convencido, será el primer día del resto de tu vida. En ese momento notas que un gordito verde y sin brazos hijo de la chingada te mira sin ojos desde la esquina inferior derecha de tu pantalla, suplicante. Por supuesto al principio lo ignoras al muy cabrón, que no tiene los huevos para vencerte aquel día y continuas leyendo en el correo las 31 cagotizas de tu jefe (pocas para ser lunes); las 234 peticiones, inverosímiles desde cualquier punto de vista (algunas incluso requieren la ruptura de las leyes físicas naturales) del cliente; los correos que no tienes una chingada idea de que hablan pero apareces “copiado” por alguna razón y el chiste que te envió Conchita la asistente que tiene mucho tiempo para enviar mamadas pero nunca para sacar una sola refregada copia. El pinche gordo verde sigue viéndote y empiezas a sudar frío. “¡No te escucharé hoy recabrón!” gritas decidido para tus adentros y con un oportuno click derecho cierras al gordo aquel para siempre. Felicitándote por tu fuerza de voluntad, recuerdas que quizá aquel proveedor al que le debiste de pedir la orden hace 15 días esté conectado y que no habrá mejor momento que ahora para contactarlo (el teléfono que tienes a 20 centímetros de tu mano ha sido convenientemente eliminado de tu memoria a corto plazo), además habías quedado con “el Chaquetas” de ir por unas chelas en la semana y pus de seguro el huevonzote está conectado al messenger, sin olvidar que a veces la Tía Petronila te contacta por ahí para mandarle saludos a tu mamá. Por supuesto mucho antes de terminar estos pensamientos ya le has dado doble click al gordo (que se burla de ti y no te importa), login, password y, si tu autoestima está fuerte aquel día, te has puesto en “no disponible” para no ser interrumpido (cosa que, por lo demás, nunca sirve). También es en ese mismo momento donde entiendes que todo ha valido madres y ya que no puedes hacer nada para evitarlo te dejas llevar. Porque, claro, ya que estoy en estas pus abro el face pa ver que sesudo comentario te dejaron en la foto que subiste hace poco y donde apareces con máscara del Místico y pues, chingue su madre, el twitter para ver si Paulina Rubio ya aprendió ortografía.

Algunas horitas después (cercana la hora de salida) descubres, con indecible sorpresa, que solo has hecho la mitad del proyecto que debiste entregar antier, tu bandeja de entrada empieza a marcar los mails en notación científica y ese ruidito molesto que no te dejaba chatear era tu teléfono. Por supuesto razonas que, como lo que no hiciste en todo el día no lo vas a hacer en una hora, no vale la pena empezar ahora y sigues en tu desmadre.

Todo esto me parece muy bien e incluso celebro cuando todos nosotros somos los que más nos encabronamos y más perros nos ponemos cuando alguien llega a hacer la sugerencia de que es necesario poner candados para las redes sociales.

Por desgracia, lo malo de las redes sociales es que son, santas deducciones Batman, sociales. Área en la que, espero recuerden (mismo post, más arriba), soy harto deficiente. Y es que, y no digo que no sea una pendejada, yo uso las mentadas redes para expresar cosas que, al menos por puro morbo, causarían algún interés o vale la pena ser expresado. Puede ser un comentario o foto jocosa, una noticia, una frase, una anécdota, una buena mentada de madre incluso. Hasta el usuario de twitter llamado “miscacas” que no hacía otra cosa que poner diariamente fotos de sus mierdas (muy fotogénicas he de añadir) explicando lo que comió el día anterior y otros datos interesantes como si tiene diarrea o ingirió algo que explique porque sus cacas tienen ese bello tono violeta.

Todo eso está muy bien, pero me pregunto (y lo digo a voz en cuello) ¿Realmente a alguien le interesa, por ejemplo, que te compraste unos zapatos nuevos y estás muy emocionado por ello?; ¿Alguien quiere saber que desayunaste un licuado de plátano y te duele la panza?; ¿Te preguntaron si no vas a poder ir a al squash y eso te encabrona?; ¿Es muy necesario para la sociedad saber que fuiste a comer raviollis?; ¿Acaso moriré si no me entero que en tu trabajo hay una señora muy puta?; ¿Me importa una gloriosa rechingada que eres feliz porque te estas comiendo unos sabritones?; ¿En verdad me importa un peludo huevo de perro que el último gadget que te compraste es una mierda?; ¿Seré infeliz el resto de mis días si no sé que la rola que estás escuchando es la neta del planeta? Y me respondo: NOOOOOOOO, CARAJO, NOOOOOOOO.

Y claro, la cosa no termina ahí. Más allá de las personas que gustan de poner cosas que a todos menos a ellas les vale madres, en mi paso por las redes sociales he podido identificar 5 afectaciones contagiosas propias del medio:

1.- El Optimista

Este bienhechor y héroe de las buenas vibras gusta de iniciar cada re pinche y maldito día con un mensaje de optimismo vomitivo, rellenando sus redes de frases como: “¡Wow, hermoso día, ¿ya vieron que sol?, disfrútenlo mucho, ya saben que los quiero!”; o bien: “¡Muy buenos días a todoooos! Esta semana siento que será especial y si no nosotros la haremos especial,  ¡¡¡disfrútenla!!!”; y el que nunca falta: “Es un día muy nublado y lluvioso, ¡me encantan esos días, a disfrutar!”…. Guácala…

2.- El Dolido

Este personaje red socialero (que no socialista), siente un intenso placer masoquista al dar a conocer su dolor al mundo. Comúnmente por un amorío fallido (que bien pudo haber terminado hace 5 años o que solo está en su dañada cabecita). Este flagelante del ciberespacio nos envía dolorosos mensajes como: “Otra vez me levante y cuando corrí a tus brazos me dejaron caer de nuevo, eso me pasa por ilusionarme”; o “No sabes lo que te perdiste, ojalá no te arrepientas porque todo lo que tenía para ti nunca lo viste, lástima”; y no hay que olvidar el: “El amor es la mentira más grande del mundo, estoy harto de creer en ella”. Y bueno, realmente no me sorprende que, con esa alegría que irradia, nadie lo aguante demasiado tiempo en una relación… Hueva…

3.- El Intelectual

La grandilocuencia que tiene este ente para escribir frases de Estereo Joya o fragmentos de canciones de Arjona es verdaderamente insuperable. Este maestro de la autosuperación pondrá mil y un frases, decires, citas, pensamientos y cuanta mamada crea que el mundo debe saber, no importando lo chafas, poco originales o simples que puedan resultar. Y para ejemplo un botón: “La verdadera belleza es aquella que no puedes ver con tus ojos”; o bien: “Un ser grande es el que trata bien al ser pequeño” y como olvidar el clásico de clásicos: “Si lo amas, déjalo libre, si regresa es tuyo, si no nunca lo fue”… Chale…

4.- El Chingoncito

Esta es una de mis personalidades favoritas (y por favoritas me refiero a castrosas), sus frases están acompañadas de reafirmaciones y autofelicitaciones para si mismos, es tan pero tan obvio ver que son unos mega chingones y que todo mundo se las pela, que es necesario expresarlo a cada momento, casi siempre acompañadas de risas maniacas. Como: “¡Jajaja, me creen una perra y lo soy! Lástima por ellos”; también: “¿Y crees que eso que hiciste me va a importar? ¡Jajaja, me gusta mi vidaaaaa!” y además: “¿Malo yo? SIIIIII si no lo entienden que mal, jajaja”… Cámara…

5.- El Azotado

Este individuo goza de meternos cagotisas explícitas y/o implícitas en sus mensajes de protesta, inconformidad, encabronamiento, injusticia social y en general cualquier cosa que en ese momento le parezca apropiado para amargarse la existencia. Si bien no tiene frases características, si llenará cada espacio disponible con artículos de como Calderón cocina en tamales a jóvenes huelguistas del sindicato de indígenas izquierdistas homosexuales para comérselos mientras se baña en dinero que demoniacos empresarios estadounidenses le dieron para comprar Pemex que, a su vez, usaran para suministrar combustible a los portaviones que invadirán Cuba y Venezuela… Si…

Además de esto, existen algunos complejos que complementan lo descrito anteriormente y que, para su deleite, expongo:

Complejo Bipolar

Se expresa como un constante cambio de ánimo en sus mensajes: “¡Bonito día!/Me rompí una uña/Hoy decidí no tener sueño/Me pegué en la cabeza/¡Ya es mitad de semana!/¡Maldita sea es mitad de semana!” etc, etc, etc…

Complejo políglota

Aquellos que creen impresionarnos con sus no tan vastos conocimientos de una lengua que no es la materna, muchas veces con resultados desastrosos: “I steel love you and can’t forget you jet” (Yo acero te amo y no te puedo olvidar cohete… o algo así…)

Complejo jocoso

Este complejo se caracteriza por añadir, a la menor provocación, jajas, jejes, jijis y demás onomatopeyas existentes de la risa humana, con la esperanza, supongo, de que notemos su hilaridad o felicidad: “Será normal que quiera una chela a las 9 am? jajajajaj”. Cagadísimo.

Por supuesto estas características no son mutuamente exclusivas y se pueden combinar y traslapar de maneras varias logrando toda una gama de aberraciones gramaticales, intelectuales y, diría yo, naturales verdaderamente impresionantes.

Y bueno, si bien todo esto me es causa de agruras a lo largo del día, soy capaz de soportarlo con imperturbabilidad mental suficiente, lo que si, y me cae de madres que de verdad no entiendo, me puede causar un error lógico fatal en las sinapsis cerebrales es descubrir, contra todo pronóstico, que hay mucha gente que, en verdad, están atentos a las pendejadas ajenas (y a mi que me cuesta atender las pendejadas propias).

Porque si, no habrán pasado tres segundos de que tuve a bien expresar que la hemorroide que creí desinflada ha regresado con refuerzos, cuando ya hay 4 personas que “les gusta esto”, 2 comentarios igual de trascendentes que el original y como 8 jajajajs con dos o tres palabras como complemento.

En verdad es sorprendente.

Por supuesto la hipocresía natural de la sociedad se traslapa a la cibernética. Nadie dirá nunca, nada de lo siguiente: “Órale, ese bebé sí que esta feo, pero viendo las fotos del padre entiendo porqué”; “¡Hola! ¿Cómo cuanto subiste desde la secundaria? ¿45 kilos?”; “¡Pero que pareja más fea hacen! ¿Que tiene mucho varo el guey o que?”; “Si, tienes razón, ese peinado de verdad te queda mal”.

Yo sugeriría a facebook que, justo adelantito del “Me gusta“, pusiera además un “Me caga”; un “Me viene valiendo madres” y quizá un “Pus… chido…”

Tampoco olvidemos que los del face, con sus grandes ideas, no conformes con los comentarios de las personas conocidas, nos enjaretan también el de la amiga del amigo del hermano de tu contacto que se fue a vivir a puebla y que nos extraña a todos o el comentario de quién sabe quién chingados sobre la foto (que ni es tuya) donde te pusieron y en la que solo sale tu mano en la parte de atrás. Y la respuesta a ese comentario. Y la respuesta de la respuesta. Y la respuesta de la respuesta de la respuesta. Y la respuesta de la respuesta de la respuesta de la respuesta. Y la respuesta de la res… creo que ya entendieron.

Eso me trae otra interrogante. ¿Qué pasará el día que, por ejemplo, alguien corte con su novio(a)? Antes era cosa de quemar los peluches, revender la cajota de condones que te compraste en el Costco y romper las fotos. Ahora, además, tienes que eliminar las fotos que subiste al face y aún así habrá regadas por aquí y por allá fotos de tus amigos donde sales feliz y sonriente con tu ex y que serán puñaladas en tu corazón despanzurrado.

En fin, y para no aburrirlos más (solo en caso de que alguien siga leyendo a estas alturas), me despido con un muy acertado comentario que mi amiga la Flower, y con toda razón, me hizo a este respecto: “Bueno, chingada madre (siempre propia ella), si tanto les caga porque los siguen leyendo”. La respuesta es bastante sencilla, simplemente es imposible no hacerlo. Como ya mencioné, las redes tienen sus cosas buenas (como ver quién de las chavas de la secundaria se puso reinita o este elegante palíndromo en twitter de #GILPG (escríbelo y léelo al revés): A DAMA MADURA DA RUDA MAMADA), pero, forzosamente, para encontrar eso habrá que chutarse, al menos en cierto grado, todo lo demás. Osease, me chingo, pero no por eso me voy a dejar de quejotear al respecto.

Concluiría con una aclaración de que no pretendo ofender a nadie, pero como las 2 o 3 personas que me leen las conozco y se que no se ofenderán, pus pa que me desgasto. Otra de las ventajas de la antisocialización.

Seré muy feliz el día que alguien como yo y con parecidos ideales haga una Red Antisocial, aunque, por supuesto, jamás me uniría a ella por no perturbar su esencia.

De la Rumpología

mayo 27, 2010

Imaginen la siguiente escena:

Va un señor (garboso y elegante él) caminando plácidamente por una avenida de una ciudad cosmopolita cualquiera. Sin aviso previo, se le acerca una dama con aire  místico, mirada penetrante y vestimenta peculiar. Con voz queda y aire de suficiencia pregunta: “¿Señor, le leo la mano, le leo su suerte?”

Él, extrañado, voltea. Observa con atención, algo intrigado, a la dama que lo mira esperando una respuesta. Toma un poco de aire y, sosteniéndole la mirada, con la voz de los que saben que son alguien en el mundo contesta:

“¿Porqué no mejor vas y me lees el culo?”

 La mujer, con mirada tranquila y una gran sonrisa responde:

“¡Por supuesto!”

Esta bonita historia es solo uno de los infinitos ejemplos de como la Rumpología puede cambiar nuestras vidas para bien y para siempre.

Pero, amado lector, quizá se esté preguntando, y con justa razón, ¿Qué carajos es eso de la Rumpología?.

Pues carajos le respondo: ¡Solamente la más grande ciencia de todos los tiempos!

Rumpología es, oh lectores de bien, EL ARTE DE LEER EL FUTURO EN LAS NALGAS.

Dejaré un momento para que lo asimilen.

Pues si, citando a Wikipedia, la Rumpología es el arte de leer las líneas, grietas, hoyos, verrugas, lunares y pliegues de las nalgas de una persona, en semejanza a la lectura de la mano.

Ahora que están en el éxtasis cuasi orgásmico al que, como yo, seguramente llegaron después de saber que Dios es tan benévolo e irónico como para escribir nuestro futuro en el lugar de nuestro cuerpo más cercano a la mierda, confesaré que, cuál Santo Tomás, tuve la osadía de dudar, pero en cuanto supe quién era la impulsora principal de ésta magnificencia, cualquier temor y vacilación desaparecieron de mi para siempre.

Porque tengo que decir que a su lado Stephen Hawking es un pendejo, Einstein es un perdedor, Newton se la pela y al guey de Mente Brillante se lo pasaría por los huevos (si tuviera) más de una vez.

No, no es la Tigresa, aunque es igual de bella e inteligente, es, ni más ni menos, que la mamá de Sylvester Stallone, JACKIE STALLONE.

Porque si, la nunca bien ponderada Jackie asegura (y como no creerle con esa cara confiable y sincera) que la Rumpología es practicada desde tiempos antiguos por gente tan sabia como los Babilonios, los Indios, los Antiguos Griegos y, como chingados no, los Romanos.

Aunque yo, como biógrafo en potencia y fan declarado (y orgulloso) de Jackie creo que solo está siendo magnánimamente modesta, pues, al no existir ninguna prueba de sus aseveraciones, es obvio que ella y solo ella en su infinita sabiduría descubrió esta ciencia oculta que solo nos puede llevar, de manera inevitable, a una segunda Ilustración.

Yo, humilde admirador, me imagino algo así:

Jackie Stallone: “Oye viejo, fíjate que hoy me pasó algo bien cagado”

Frank Stallone: “¿Qué rechingados?

J: “Pus le estaba limpiando la cola al cagón de tu hijo el Sylvestercito y que le veo clarito su futuro entre la caca.”

F: “¡A no pinches mames!”

J: “Me cae de madres, va a ser actor”

F: “¿Ese guey? Pues si ni puede mover bien el hocico el puto.

J: “Chingo a mi madre si no”

F: ¿Al menos acá de los chingones de shakespeare y eso?”

J: “Nel, más bien hará un mismo personaje durante una serie infinita de películas hasta tener a todos hasta la madre y, cuando todos piensen que sus personajes por fin han muerto, los traerá de vuelta solo para reafirmar lo increiblemente chafas que son.”

F: “Pus va”

Y así nació la Rumpología.

Por supuesto en países tercer mundistas como el nuestro, la Rumpología aún no es parte del Plan de Carreras de la UNAM o cualquier otra universidad de las que se dicen “de excelencia”, cosa que, por supuesto, es una contradicción.

Así que por ahora (¡maldita sea!) solo podremos obtener los beneficios de los rumpólogos viajando al extranjero, pero sueño en el día de que pueda pasear por las calles de Coyoacán y algún profesional del trasero me pregunte con singular alegría: ¿Le leo las nalgas patrón?

Mientras tanto solo puedo imaginar un futuro gobernado por rumpólogos conocedores del porvenir.

Solo piensen en el enriquecimiento que existirá cuando todas las ciencias se combinen con la rumpología. Que bello será ir al Proctólogo/Rumpólogo y, mientras te opera las hemorroides a punto de explotar, puede irte diciendo como te irá en ese negocio que empezaste o si tu novio actual será el amor de tu vida.

Y para aquellos que ya estén pensando en dedicarse a esta hermosa profesión (que, estoy seguro, habrá muchos después de leer éstas líneas) tomen en cuenta que un Rumpólogo debe de ser, ante todo, un valiente. Un rumpólogo debe amar su profesión y estar dispuesto a los culos de cualquiera, en el momento que sea y en cualquier situación.

Así a un verdadero rumpólogo no le importará seguir con su auscultación cuando, acercándose de más para poder observar mejor esa verruga que parece contener el número de hijos que tendrá el cliente, éste suelta una poderosa flatulencia tan cercana a su nariz que prácticamente puede sentir como sus pulmones se inflaman con lo que, hasta hace unos segundos, recorría los intestinos de otro hombre, e incluso notar un pequeño rocío justo en la mejilla derecha; no se inmutará al descubrir que su nuevo y necesitado paciente no es un entusiasta de usar el papel higiénico de manera rutinaria; aguantará estoico las 7.5 horas de trabajo continuo que le llevó crear el mapa de la vida de Doña Francisca que siempre fue caderona y además ahora pesa 145 kilos y aceptará gustoso tomar el peine rectal para apartar esos cabellos que obstruyen un poco la visibilidad de la grieta de la vida.

Si este post no les hace amar la rumpología y todo los que conlleva, no se que lo hará.

De los infomerciales Reloaded, crítica destructiva

febrero 22, 2010

Después de la (ahora lo veo) innecesariamente detallada descripción de los infomerciales, procedo a mi idea original del post que es quejotearme de ellos (cosa que, me queda muy claro, los tiene muy preocupados).

Lo primero que llama poderosamente mi atención es que, si bien la gran mayoría de los infomerciales mantiene un grado aceptable de coherencia al elegir a sus anfitriones (atletas profesionales para los aparatos de ejercicio,  cocineros pa los de cocina, estilistas ligeramente putos para los productos de belleza y actrices porno para los juguetes sexuales… (esto último solo es deducción (y deseo), nunca he tenido el gusto de ver alguno), uno a veces se pregunta: ¿Que, con una rechingada, hace Mr. T con un delantal y vendiendo un… ¿Tupper Wear Biónico? Lo que me lleva a la siguiente pregunta: ¿Cómo es que sigue vivo Mr. T? ¡Salió en un capítulo de Alvin y las ardillas (la original) por amor de Dios! ¡Y para ese entonces ya era famoso! Probablemente algo tenga que ver lo que vende con su longevidad antinatural (y si no, ¡debería!).

En cuanto al ignorante coanfitrión y al público, no ahondaré mucho ya que me gusta pensar que la mayor parte de gente que vaya a leer esto tiene el IQ suficiente (que debe ser ligeramente mayor al de un babuino africano) para darse cuenta que son personas compradas que realmente no se preguntan si la PalaCaca 2300 realmente tiene la capacidad de levantar hasta 45.3 kilos de mierda de elefante o si el vacío generado por el Iwantareallyfuckinenourmousdicktronic 69 en verdad puede solucionar sus problemas de autoestima.

Lo verdaderamente divertido se encuentra en la sección de adoctrinamiento (referirse al post anterior). Este espacio ha sido tan perfeccionado que es bastante sencillo determinar que sucederá en él. Si lo que quieres es bajar de peso, por poner un ejemplo, saldrán unos videos (en blanco y negro por supuesto) de gente gorda y encabronada tratando inútilmente de hacer una abdominal o intentándose poner un pantalón que, muy probablemente, compraron 5 años antes de su primer embarazo (y seguramente tuvieron un embarazo en la adolescencia). Todo con un cansancio extremo y caras compungidas. Inmediatamente vendrán, en chingosísimos colores, unos mamados y unas buenotas con cara de “¡Hey, estos músculos abdominales podrían ser tuyos!” mientras realizan con increíble energía lo que el aparato esté destinado a hacer e importándoles una chingada lo pendejos que se puedan ver (y se ven).

Otra cosa bonita son los miles de productos cuyo único objetivo es que puedas seguir tu vida con la hermosa hueva que has cultivado con esfuerzo a través de los años, pero que además (¡benditos sean!) te veas a todísima madre. Por ejemplo aquellos que te mandan impulsitos eléctricos para simular la contracción muscular (¿nadie se ha preguntado que pasará si te pones eso en el…? ¿no? yo tampoco…), una cosa que hace vibrar la bella panza de marrano que te cargas y que generan unas ondas que, una vez más lo lograron, hacen que el fluido no-newtoniano que tu llamas estómago se vea aun menos estético, además que mueven bastante más masa que la del terremoto de Haití. Yo pongo toda mi fe en uno que, acostado, te mueve los pies de un lado a otro… no me queda muy claro el porque…

Si bien todo lo anterior me causa una especial secreción de serotonina, mi parte favorita es, en definitiva, las entrevistas. Las dos variantes más comunes son las que hacen a gente satisfecha por usar el producto y la de los famosos que les dieron una lana por estar ahí.

“Es increíble -dice una ex gorda maravillada-, desde que mis amigos me recomendaron el AB Maker, he bajado tres tallas y me siento mejor que nunca ¡Y sin salir de casa!” Por supuesto habría que determinar donde chingados pudieron comprar y usar sus amigos el AB Maker si es un producto nuevo de última generación que acaba de salir al mercado y solo se consigue llamando al número correspondiente a su país.

“Es increíble, cuando empecé a usar Clear Skin no creía nada de lo que me dijeron, pero es una verdadera maravilla, llevo usándolo solo 2 meses y mi piel ha adquirido la claridad de mi infancia, le recomendaré Clear Skin a todos mis amigos”. Y bueno, si no creías nada… ¡Pa que chingados lo usas! “Pues si, creí que meterme un plátano por el culo no era buena idea, pero lo hice de todos modos”…  Gran razonamiento… Misma cosa, ¿Cómo es que llevas usando meses la fregadera esta si apenas el día anterior estaba el infomercial de Cre-C Max? Algún purista dirá: “Permíteme pero aquí el pendejo eres tú, por supuesto habrán hecho algunos estudios y pruebas con voluntarios antes de sacarlo al mercado”. Pues… si… en teoría si… en teoría Juanito es el delegado de Iztapalapa, en teoría la justicia siempre prevalecerá, en teoría Irak tenía armas de destrucción masiva… Pero Juanito está picándose la cola en Xochimilco o algún otro estado cercano, yo sigo siendo justo y cada vez más jodido y los muertos de los bombardeos gabachos siguen, por increíble que parezca, muertos. De cualquier manera, si alguna persona está suficientemente jodida para ofrecerse a que le pongan lo que podría ser caca de mono araña en la jeta, probablemente lo que necesitaba para volver a su tono original de piel era un jabón.

En cuanto a los famosos… digo, no es que dude de la veracidad de Maribel Guardia (porqué hacerlo) cuando afirme que alguien tan chingón como Goicoechea logra en esas piernas harto buenérrimas lo que la medicina moderna nunca ha podido… pero… ¿Chayito la ancianita corredora (q.e.p.d.)? Y antes de que piensen en las piernas de Chayito (cosa que nos les traerá beneficio alguno), me refiero a otro infomercial que ví (que no cumplió muy bien su cometido ya que no recuerdo que chingaos anunciaba, creo un suplemento alimenticio) donde Chayito tenía una estelar aparición donde decía algo parecido a “Yo les recomiendo… que compren… esto…” Y por supuesto la culpa no es de la admirable ancianita  si tomamos en cuenta que,  seguramente, Chayito sufría de aquel síndrome (que aún no entiendo como es que nadie lo ha documentado) que sufre el 90% de las mamás mexicanas de no poder pronunciar ciertas palabras, por más que sus hijos se las repitamos una y otra vez (en el caso de mi sacrosanta jefecita son catsun por catsup, el turs por el tour, gins por tips  y seguramente alguna otra que no recuerdo, pero también he oído laptap por laptop, simitasi por bicitaxi, picza por pizza y sesto por sexto solo por nombrar algunas), si a esto añadimos que tenía más de 90 años y que era de clase humilde, no hay que ser un genio para pronosticar el resultado. Aunque, claro, los buenos infomerciantes se las arreglaron para, de manera por demás impresionante, echarle más caca al pastel al dejar la participación de Chayito.

“Oiga don patrón, fíjese que yo no creo que debamos poner lo de Chayito… o sea, no toda la gente es idiota…”

“¡¡Cállate cabrón, aquí el que tiene maestría en mercadotecnia soy yo!!”

“Pero… no cree que la gente, solo quizá, pueda imaginarse que Chayito nunca usó un producto que no puede pronunciar… creo que no será bueno pal negocio…”

“¡¡Que te calles pinche Juan hijo de puta!! Tu no puedes pronunciar Head ‘n Shoulders y aún así lo usas no?”

“Yo no me llamo Juan…”

“¡Pues cuando yo llame a Juan tu vas a responder cabrón y chingas a tu madre si no!”

Otro memorable que ví hace poco es de una madre pa las articulaciones donde sale la ñora por excelencia Carmen Salinas (alabada sea) y el Travieso Arce entre otras celebridades. Del Travieso no recuerdo que dijo ya que, como siempre que abre la boca, no puedo evitar fijar toda mi atención en sus bellísimos dientes. Lo que si recuerdo bien es la participación de la Salinas cuando, con su cara de estreñimiento y ese timbre de voz que me hace pensar  que está haciendo un increíble esfuerzo por no tirarse un pedo, le dice a los televidentes: “No estás cansado de ver a tu jefecita como sufre de los dolores en las manos y en las rodillas, no seas así, cómprale calcio de coral a tu mamacita” O algo así. Que la chingada ora resulta… pues desde aquí levanto la voz con el corazón inflamado y grito orgulloso: ¡¡¡Te vas a la verga con tu chantaje emocional y tu calcio de coral Carmelita!!!

Y bueno, pus no me queda más que nombrar el top tres de mis productos preferidos:

AB… algo

Aparato que sirve pa hacer abdominales (verdadero santo grial de los infomerciales) y que fue uno de los primeros que tuve el gusto, que digo gusto, el honor de observar. Describirlo es tan difícil y me da tanta hueva que dejaré que la imagen de abajo hable por si misma. La única desventaja de usarlo aquí en México, es que, no importa donde te encuentres, ya sea en la comodidad de tu cuarto o en la punta del Popocatépetl, no tardará mucho en aparecer alguien que se ponga junto a ti y, cada que tu cabeza vaya hacia abajo, haga un movimiento perfectamente sincronizado para acercar su pelvis a tu cara y hacer un sonoro ¡CHUIK! (comúnmente llamado “bajarse a los chescos”).

Ped Egg

Imagínense un rallador de queso… ahora háganlo chiquito, pónganlo en un estuchito en forma de huevo y raspen alegremente sus callos al ritmo de su música preferida… Con esto tendrán una excelente idea de lo que es esta delicia llamada Ped Egg… siempre que veo en el infomercial la parte donde la protagonista se deshace de los desechos del ped egg,  no puedo evitar pensar que sería muy divertido ponerlo en la harina de algún pastel, la azucarera, algún spaghetti o, porque no, el suministro de coca de alguien…

Bombita de vació de Andrés García

Solo hay un comentario que expresa todo mi sentir: JAAAAAAAAAAAAAAA

Y se que había dicho que lo anterior era lo último, pero pus no me puedo ir de aquí sin hacer una limpieza de alma y autoconfesarme de mis tropiezos:

1.- El Smartmope que era un trapeador especialmente chingón que podía absorber todo, exprimirse desde el mango y, por supuesto, quedó arrumbado en el cuarto de los tiliches y con la mopa pudriéndose después de unas 7 veces de uso.

2.- Un rayador, cuyo nombre no recuerdo, que sirve para hacer rodajitas de cualquier cosa (imaginen un upgrade de la maderita con navaja que se usa pa hacer las papas fritas callejeras) a velocidades increíbles y cuenta con unas cuchillitas retráctiles para hacer papas a la francesa. Por supuesto no todo es tan fácil como se pintaba, la papa se atascará 2 de cada 4 intentos, a menos que lo hagas con unos huevotes (ahí si que serviría Mr. T), lo cuál siempre conllevará la posibilidad de que te rebanes un dedo. Esa todavía sobrevive en la cocina de mi casa y es usada, aproximadamente, 0.48 veces al año.

Ora si, por fin, terminé.

De los infomerciales

febrero 15, 2010

“¡Comerciales de media hora!”

Es esta la exclamación de un emocionado Homero Simpson cuando, robando televisión por cable, descubre una de las maravillas televisivas de nuestro tiempo además de las Travesuras de la Güereja y Cheaters: los infomerciales. 

Francamente no encuentro una mejor definición que esta (salvo que ahora la duración de los infomerciales tiende al infinito) para describir lo que son estos prodigios de la era de la electrónica, el consumismo y Paris Hilton. Más allá de ahondar en los genios que idearon esto y en su poder de venta (que quiero pensar que existe o de lo contrario ya no los veríamos más) me es harto interesante el insulto que, en repetidas ocasiones y a lo largo de todo el infomercial, se hace a nuestra inteligencia. Los simplismos, las inconsistencias, las falsedades y en general la gran bola de mamadas de las que hacen gala… y el porque, no obstante, nos quedamos, cual viles pendejos (si, ¡VILES PENDEJOS!), viéndolos e incluso sucumbiendo a alguno o varios de ellos.

En general todos los infomerciales (y no esos reducidos que pasan en la tele a las horas normales, sino los verdaderos hardcore que podemos disfrutar después de la media noche) cuentan con las mismas características: una especie de set/escenario con uno o varios productos competidores del producto estrella, conductores de amplia sonrisa y poco cerebro que pueden ser famosos o no, un publico que, al parecer, no tiene algo mejor que hacer en su triste vida que ir a que lo convenzan de que compre algo (cosa que no tardan mucho en hacer) y, como rechingadas putas madres no, un producto cuya importancia y maravillosas cualidades solo son comparadas con la anunciación de la llegada del Cordero de Dios por el Arcángel Gabriel, que de ahora en adelante llamaré, por comodidad y por mis huevos, la chingadera.

Todo empieza muy parecido a un sketch malhecho de Otro Rollo:  llegan al set, entre aplausos del respetable por supuesto, los anfitriones, que suelen ser dos en su forma más estándar, uno que sabe TODO acerca de la chingadera en cuestión (experto) y otra que, no obstante su entusiasmo, no conoce nada de ella (ignaro). Después de las presentaciones obligadas y, en su caso, la enumeración de las múltiples virtudes y cualidades del experto (Mr Universo en 1972, ganadora del concurso de belleza de supertangas.com, chef del restaurante más mega chingón de la región más mega chingona del país más mega chingón del mundo culinario o alguien que pueda hacer tres felaciones simultaneas mientras resuelve una integral por partes, etc.) que tienen que ver, por lo regular, con las cualidades de la chingadera aquella.

Entonces viene LA PREGUNTA. Porque esta no es cualquier pregunta, no es una cuestión intrascendente e irrelevante de aquellas que oímos a diario, no son pendejadas como el porque de las guerras si Dios nos quiere tanto, del que hubo antes del Big Bang, de donde están los millones que se robó Salinas, del como reputísimas madres llegó Fox a la presidencia o de cuantos kilos más puede aguantar la columna vertebral de Sabrina antes del fallo, ¡NO! ¡Esas son mamadas! ¡Esta es la pregunta que puede cambiar tu vida para bien y para siempre!

¿NO ESTÁS CANSADO DE…?

Pues si mis lectores, esta es la pregunta que en cualquier infomercial siempre nos llevará a la reflexión profunda, captará nuestra atención y nos hará ver claramente que tenemos muchas carencias y, en especial, aquella. El virtuoso conocedor de la chingadera le preguntará, con una gran sonrisa, a su ignaro acompañante: “Dime Jacinta, no estás cansada de… hacer ejercicio diario sin bajar esas tallas, que la comida se te queme en los sartenes, no tener espacio para colgar tu ropa, planchar diariamente, las manchas en los sillones, los pelos del perro, los cuchillos que no cortan, LA DISFUNCIÓN  ERECTIL, LAS UÑAS ENTERRADAS, QUE LOS PELITOS SE TE ATOREN EN EL CIERRE, QUE NO HAYA BAÑOS DONDE PUEDAS DEFECAR DE CABEZA…” etc, etc y etc. La lista es interminable e irrelevante.

Por supuesto, inmediatamente después viene la respuesta del sorprendido (seguramente por la increíble capacidad del experto para identificar los problemas de la gente) acompañante. “¡Claro que lo estoy!” (aquí, secretamente, siempre he esperado que alguno conteste algo como: “Fíjate que no, esto de tener tres lonjas y senos más grandes que mi señora esta de requetehuevísimos” o “¡A huevo que no! tendría que ser un verdadero pendejo para cortarme los dedos cuando pico zanahorias”, pero no ha sucedido aún).

Aquí es cuando empieza el verdadero show, ante la mirada de admiración cuasiorgásmica y de total comunión del público con el anfitrión ignorante, este empieza a quejarse (siempre sin perder la sonrisa) de algún problema recurrente: “¡Claro que estoy harto! Esto de depilarse los vellos del recto sin dolor es algo que es imposible!” (situación hipotética). Es en este momento cuando las cámaras enfocan al intelectual público y se puede observar claramente en sus rostros preocupados que ellos padecen exactamente del mismo mal. “No mames, no podría estar más de acuerdo, es como si me leyera la mente…” parece que exclaman en su interior.

Aquí empiezan, claro, la explicación del porque es tan difícil hacer lo que no puede hacer (los cabeceos de asentimiento del público llegan a niveles sísmicos) y entonces, ante la atónita mirada de todos, sucede el éxtasis existencial de todo infomercial: “¡Pues todo eso se acabó! (exclama el experto con una mezcla deliciosa de seguridad, emoción, felicidad, espasmo psico-sexual y convencimiento) porque a ya tenemos la/el nueva(o) _____________ (añadir la chingadera de su preferencia).

Y bueno, después de este emocionante momento que yo comparo con el descubrimiento de América, el infomercial sigue con varios segmentos que pueden o no venir en orden:

Segmento demostrativo

Segmento donde el experto demuestra, mientras explica con singular alegría y ante la idólatra mirada de su compañero, todas las virtudes y ventajas que tiene la chingada chingadera sobre todo y sobre todos. En esta etapa es común recibir, a la menor oportunidad, una expresión de admiración (a veces con aplauso) del compañero ignaro que son rápidamente contagiadas al inteligente y totalmente veráz público. Se puede dar también la negación (¡oh, estúpida humanidad!) de alguna capacidad de la chingadera. Vg. “¡Por favor Mike! ¿Me estás diciendo que la nueva Cacerolator 3450 Double Plus con recubrimiento de robarium templado puede hervir un huevo de avestruz en 5 segundos (aparentemente éstos presentadores se pasan la vida intentando hacer cosas que nadie más haría)? ¡Es imposible!”. Con la consiguiente demostración de que “imposible” es una palabra que no conoce la Cacerolator.  También es en esta etapa donde el experto invita a el ignaro a usar la chingadera para que compruebe lo fácil de usar que es. Aquí el ignaro entra en un trance epiléptico regular que consiste en una variada mezcla de expresiones de admiración y confirmación, exclamaciones de sorpresa, sonrisas y miradas intermitentes público/experto/público, todo mientras usa, cuál si hubiera nacido con él, el producto-chingadera.

– Segmento comparativo

En esta etapa es harto común tirar, aventar, desmadrar y otros varios verbos que terminan en “ar” a los competidores del producto en cuestión; hacer alguna competencia entre la chingadera maravilla y algún experto y demostrar, fehacientemente, que uno puede, por ejemplo, hacerse un lavado intestinal tan rápidamente como lo haría el mejor proctólogo del mundo y en la diezmillonésima parte del tiempo.

– Segmento adoctrinante

Este segmento será repetido muchas (pero muchas) veces a lo largo de todo el infomercial, es donde una voz desconocida (¿Díos quizá?) hace un rápido resumen de las maravillas de la chingadera mientras pasan, en rápida sucesión, imágenes de gente harto feliz usándola, paseándola y presumiéndola una y otra vez, intercalándolas con cuadros de gente gorda, encabronada y fea por, evidentemente, no tenerla. Es aquí también donde se resumen los regalos, recortes de precio, ofertas, 2×1 y demás genialidades mercadológicas; te dan los números donde serás perfectamente atendido por señoritas sudamericanas y el increíblemente bajo precio (más gastos de envío).

– Segmento imperativo

Es donde todos estamos totalmente convencidos de que nuestra felicidad y realización en la vida dependerá de poseer (no en todos los casos de manera sexual) la chingadera. La cereza del pastel viene con la sorpresa de que, cuando estás pensando prostituirte para poder comprarla, el experto, en un acto de suprema bondad, te incluye, además, un rayador de tubérculos comestibles del norte de Singapur, el estuche de viaje con cubierta impermeable al (¡genios!) agua, el bote grande de crema exfoliolimpatermoclarificadora del Doctor Shivago, etc. ¡Y todo a la mitad de la mitad de la cuarta parte del precio del mercadooooo! (¿de Sonora?). Aquí te das cuenta que serías un verdadero pendejo hijo de la chingada si no lo compras.

Después de tan extensa descripción, creo que será buena idea dejar mis conclusiones para el siguiente post, para no aburrirlos y no aburrirme (que, se bien, es algo de su suma preocupación).