Del ichu

Esta vez mi post va ligeramente encaminado a aquellas gentes que hemos tenido la “suerte” de chambear en alguna empresa donde podemos poner en practica lo que aprendimos en la primaria con la Miss Connie (nacida Concha), en el curso express del Interlingüa o en esos breves momentos de interpedas de aquellos que se fueron a -guiño- estudiar -guiño, guiño- inglés a Canadá.

Y para aquellos que piensen que este post va a ser muy mamón… me sorprende que a estas alturas aún crean que me importa un pepino lo que piensan.

Hace no tan poco ni tan mucho, tuve una de esas grandiosas ideas que solo los idiotas de mi categoría pueden concebir y poner en práctica y cuyo único destino es desembocar en desgracia. Y, claro, desembocó. Algún día (o no) los aburriré  con el relato, pero para fines de este post basta decir que la conclusión fue quedarme sin trabajo. Esto ciertamente no cambió mucho mis actividades diarias ni mi estatus social, pero si apareció el nada despreciable agravante de que a final de semana no tenía pa mi coca, mi gordita de chicharrón y las entradas al cine (los miércoles) de mi querer y yo en los cinemas lumiere.

Por fortuna es vox populi que Dios ayuda a los pendejos y los huevones, y yo soy ambos. El resultado es que ahora tengo chamba de nuevo. ¡Yei!

Entre las muchas experiencias que he aprendido en esta nueva aventura (dicen los clásicos), la primera y más importante es que, aparentemente, hay trabajos donde tienes que trabajar para que te paguen. Igual me sorprendió saber que es laboralmente incorrecto subir los pies al escritorio y echarse una jeta a las 3 de la tarde, ya ni se diga tirarse un flato en el proceso. En fin, hay gente loca.

Entre tantas cosas nuevas, una que sin duda guarda un especial lugar en mi corazón es haber conocido, ni más ni menos, que al honorable protagonista de este conjunto apenas coherente de palabras: el ICHU.

Algunos de ustedes se preguntarán, no sin razón, que, con un carajo, es el ichu. No se preocupen que todo lo tengo cubierto:

Issue: cuestión, problema, asunto.

O sease, pues, un pedo.

En este mundo de superación, perseverancia, trabajo y ambición (tan contrario a mis ideales), el ichu ha tenido un fácil y rápido ascenso que lo ha posicionado en un nivel inmejorable en el corazón del mexicano, ya que combina dos de las cosas que más nos gustan: mamonear con anglicismos y enmascarar nuestra pendejes.

Lo bonito del ichu es que ha logrado lo que 91 años de la SEP no: acabar con los idiotas. Y es que uno en la chamba ya nunca la caga, tiene un ichu. Nunca lo cagoteó el cliente, el cliente tiene un ichu. Nunca te regresaron un trabajo mal hecho, se encontraron ichus en el proyecto. El ichu es, pues, algo así como la evolución de “las áreas de oportunidad”.

Porque tener un ichu es muy distinto a tener un vulgar problema. Tener un ichu es una oportunidad de mejorar, tener un ichu es un reto de superación, tener un ichu es una prueba de hombría (o su equivalente en la mujer trabajadora). El ichu es nice, el ichu es cool, el ichu es fashion, el ichu tiene ondita, el ichu es in, tu muy bien si tienes un ichu, el ichu es fresón, el ichu es elegante, el ichu tiene catego, el ichu es dandy, el ichu es chick, el ichu es cosmopolita, el ichu es metropolitano, el ichu es es es… bueno, ¿qué no es?

En fin, yo, que siempre he amado las idioteces, en especial las mías, y reniego del ichu en consecuencia, me dediqué con infinita paciencia a pasar a través de la bruma del ichu y les trasmito sabiduría en forma de este brevísimo pero no por eso menos chingón pseudodiccionario del ichu que les ayudará, espero, a comprenderlo por si algún día se topan con él.

Empleado a Jefe:

“Oye kaon, tuvimos un ichu bien leve con el proyecto de los pinches chinitos, pero lo resolví y todo chingón”

Significa: Tuve dos que tres cagaditas en el proyecto que dudo mucho que noten y si lo hacen les sale más caro armarla de pedo que dejarlo como está.

“Pepe, salió un ichu con la gente de china, pero estamos trabajando para corregirlo”

Significa: “La cagué”

“Lic. Martinez, Xangai Inc. me pidió que agendáramos una junta con la gerencia para hablar sobre el big ichu que ha estado retrasando el proyecto”

Significa: “La cagué de manera estrepitosa y me las arreglé para embarrarlos a ti, al equipo y hasta al gerente general”

Colega a colega:

“Guey, ¿ya viste el ichu que encontraron en las tablas dinámicas que hicimos?”

Significa: “¿La cagaste tu, la cagué yo o la cagamos?”

“Oye ka, el jefe me pidió que lo ayudáramos con un ichu”

Significa: Me cargaron chamba y ando buscando un pendejo que la haga.

“No importa de quién es la culpa, tenemos que resolver este ichu o quedamos mal como equipo”

Significa: Si me hundo se hunden conmigo culeros.

Compañera (sabrosa y no muy brillante) a su compañero:

“Migue, no entiendo los ichus que me encargó el jefe, ¿me ayudas porfita?”

Significa: Haz mi chamba, grandísimo cabrón feo, y quizá un día que ande lo suficientemente peda te mire con otra cosa que no sea asco.

“Oye mano, no se si viste el correo del ichu de los valores de los esfuerzos, yo ya revisé mi parte y está bien, checa la tuya y si te puedo echar la mano me dices”

Significa: Tú la cagaste lero lero.

Del jefe a los empleados:

(En correo) “Pedro, por favor coordínate con tu equipo para que resuelvan este ichu lo más rápido posible”

Significa: “No se quién es este guey ni de que carajos habla y difícilmente me podría valer más madres, pero a ver si ya haces tu chamba para que me dejen de copiar en estas chingaderas, que para eso te pago so huevón”

“Manuel, te he llamado a mi oficina porque hemos determinado que todos los ichus que tuvimos en el proyecto del Bajío vinieron de los presupuestos que mandaste”

Significa: “Ya te cargó, bien cargadita, la chingada”

“Equipo, en la junta de la mañana con la gente de Coca salieron varios ichus que espero podamos resolver pronto entre todos”

Significa: “Vean ahora que quieren estos ojetes y resuélvanlo”

“Los he reunido para hacerles saber que hubo un ichu en el presupuesto de este año que, desgraciadamente, repercutirá en su reparto de utilidades”

Significa: Finanzas ya se dio cuenta de las 68 veces que el gerente de compras y yo nos fuimos a ver pelos con la tarjeta corporativa.

Termino mi post por hoy, no porque el flujo de mi diarrea mental haya cesado (nunca ha pasado hasta ahora), sino porque si tuviera propósitos de año nuevo, uno hubiera sido hacer mi posts más cortos.

See you soon (or not).

Anuncios

3 comentarios to “Del ichu”

  1. Itza Olvera Says:

    CompiC siempre me saca una sonrisa (y no eres mi bufon) no sabe como la necesitaba 😉

    • delamata Says:

      De verdad le gustó compi? Cómo que no me sentí con tanto power en este post.

      • Itza Olvera Says:

        Claro que si tienen su encanto me identifique con 2 que tres, mi jefe es de los que dicen “no tengo ni p… de que me hablan en este mail solo me lo reenvia asi como resuelvelo” lo mio, lo mio, es operar jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: