De las frases profundas

Por algún motivo que, por más que lo reflexionó, no puedo comprender, ninguna editorial se ha acercado a mi (maravillada por mi impecable prosa y fresca irreverencia) para ofrecerme un contrato millonario por mis servicios cómo escritor y posible nuevo símbolo sexual del ambiente literario. Ante esta agravante, regreso a este blog (tráguense eso editoriales) para seguir haciendo lo que mejor hago: escribir acerca de nada.

Volviendo un poco a mi realidad, esta vez mis lúcidos pensamientos se vuelcan hacia aquellas bonitas frases que todos hemos oído de vez cuando y que nos dejan siempre con una inevitable conciencia de lo increíblemente pendejos que somos y que yo llamo:

“La/El ______ es como la/el ________”

Estas frases, que en varias ocasiones nos han arreglado la vida en los momentos de crisis, son normalmente dichas por esos filósofos populares que siempre están a la mano en lo momentos necesarios, desde un acomedido familiar, hasta el primo de tu mejor amigo conocido comúnmente como “El chaqueto”. Pero para que quede más claro, recordemos ese hombre admirable y símbolo de la cultura contemporánea que nos ha demostrado, junto con Vicente Fox, que alguien nacido y crecido pendejo puede hacer dinero; Forrest Gump. Cito: “Mamá solía decir que la vida es como una caja de chocolates, nunca sabes lo que te va a tocar”.

¡Aaaaayyyyy papaaaaya de celaaaya! Es la inevitable exclamación ante tal despertar del conocimiento.

Porque si, dejando a parte que, cuando menos en México,  las cajas de chocolates por lo regular siempre tienen un muy homogéneo contenido, la sabiduría de la jefecita de Forrest Gump es innegable.

Y si yo fuera un conformista (aclaro que lo soy en las cosas que si importan), hubiera sido feliz con ese pensamiento, pero, por desgracia para mi (ya ahora para ustedes), me pregunté, vagamente al principio, que tan inteligente tiene que ser uno para crear frases tan rechingonsísimas. La respuesta es tan predecible como sorprendente: muy poco. Así es mis estimados lectores, siento decirles que cualquier pendejo puede formar frases así, de cualquier cosa y con cualquier cosa. ¿No me creen? Pues para muestra basto y sobro yo, he aquí algunas frases que crearé en este momento y con cosas que encuentre en mi cuarto:

1.- “La vida es cómo un estuche de cámara digital, en ella puedes encontrar imagenes hermosas”

2.- “El amor es como un cortauñas, a veces te resultará desagradable pero sabes que lo necesitas”

3.- “Los celos son cómo una figura de acción del señor de los anillos, los adquieres de manera impulsiva y luego ves que no sirven para nada”

4.- “El honor es cómo un modem motorola, puede no parecer gran cosa, pero puedes hacer poco sin él”

5.- “La derrota es como un desodorante gillette, puede arder pero sabes que obtienes algo bueno de ello”

¿Ya se convencieron? ¿No? Pus le sigo, que chingados:

6.- “La muerte es cómo una pantufla croc, es fea y apesta después de un tiempo”

7.- “El sexo es cómo una foto de tu graduación de secundaria, siempre esperas que en la siguiente salgas mejor”

8.- “La pasión es como un reloj despertador digital, en cuanto funciona ya no puedes quedarte quieto”

9.- “La sabiduría es cómo una cobija de franela, te ayuda a protegerte de un ambiente hostil”

10.- “La tristeza es cómo un multicontacto, si no le das la importancia adecuada puede perjudicar muchas cosas”

¿Aclaré mi punto? Y ahora, si mi conocimiento de la psique humana es tan grande cómo creo, han de estar pensando una de dos cosas:

a) Esas son la frases más pinchurrientas, pero por mucho, que he oído en toda mi vida.

b) Este guey nos quiere hacer pendejos y de seguro se pasó toda la semana pensando en esas frases.

Respondiendo a la primera inquietud, no digo que mis frases no sean una mierda, el punto es que todas las pude hacer en menos de dos minutos cada una y con las porquerías que tengo en mi cuarto y tienen un grado de coherencia bastante aceptable, creo que con un poco de concentración y algo más de tiempo (que gracias a Dios no estoy dispuesto a perder) podría hacer algo tan mega cabrón como la de mami Gump (que así que ustedes digan “¡Uy que bruto!” tampoco…)

Respondiendo a la segunda, si yo tuviera la capacidad de crear pendejos ya sería, desde hace bastante tiempo, el hombre más inteligente del mundo (eso o tendría a mi cargo un ejército de pendejos dispuestos a conquistar el mundo para mi), y cómo nada de eso es cierto (aún) tendrán que tomar mi palabra cómo buena, ahora que si no lo hacen la verdad es que tampoco me importa demasiado. Inténtenlo ustedes y verán que es bastante sencillo.

Cómo sea, se los dejo a reflexión y espero que la próxima vez que algún acomedido se acerque, de muy buena gana, a compartirles su sabiduría popular, puedan, ahora que saben lo que yo se, al menos responderle con un orgulloso y confiado “no me vengas con tus mamadas”.

Anuncios

Una respuesta to “De las frases profundas”

  1. Ricardo García Says:

    Wey….

    1.- Para que una frase sea célebre… la tiene que decir alguien “importante”
    2.- Tú no eres alguien importante
    3.- Si trato de alentar a algún conocido citando alguna de tus maravillosas frases mencionadas en el texto anterior, seré merecedor de un bienmerecido madrazo y/o mentada de madre.

    Por cierto… alguna vez una amiga me dio una frase de aliento que decía… “¿Qué sería de la vida, si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?” proveniente de Vincent Van Gogh supuestamente…. y me quede pensando….. “Ahora bien…. Van Gogh no vendió un cuadro en toda su vida… más bien su vida fue miserable y triste…. terminó sin novia, sin dinero y sin oreja…. ¿Por qué he de escuchar a esta mujer???!!!”
    Desde entonces…. me cagan las frases célebres….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: