Archive for 24 marzo 2009

De ser cagado

marzo 24, 2009

Lo primero que noté al empezar este nuevo y altamente gratificante post fué que debía aclarar que se refiere al acto de ser gracioso y no al acto de ser defecado por algo o alguien.

Aclaratum est.

A lo largo de los poco interesantes años que llevo en la vidita ésta, he oído en ocasiones varias que me dirigen frases como: “¿De donde te salen tantas pendejadas?, ¡No me acordaba de lo cagado que eras!, ¿Porqué eres tan cagado?” (ver como referencia comentarios generados en este mismísimo blog) y similares e incluso gente que me presenta como “este guey es cagadísimo”, cosa que genera una mirada de expectante ilusión en mi nuevo conocido(a), que probablemente espera que cuente un chiste o me de una maroma.

Aunque estoy muy seguro de que éstas preguntas son retóricas y no esperan respuesta, en este día de hueva (más de la usual), me permito reflexionar: Y bueno,  ¿Porqué soy cagado?

Porque si, soy cagado (y a toda madre he de agregar).

Esta pregunta, a su vez, puede dividirse en dos preguntas igual de interesantes:

1. ¿Porqué llegué a ser cagado?

2. ¿Que es lo que hago que me hace ser cagado?

La primera pregunta es harto interesante y me remonta a mis lozanas épocas de niño, puberto y adolescente. Podría explayarme en infinitas líneas sobre el medio infierno que fue mi etapa juvenil y los traumas que éstos días me causaron, pero… no tengo ganas… Mejor les resumo: fui, soy y seré un nerdo introvertido. Al menos en un principio y para la gente que no me conoce ni llega a conocerme. Las razones, entre muchas otras, son una personalidad tímida innata sumada a un cuerpo delgaducho y encorvado con una nariz aguileña y chueca producto de un golpe en mi niñez (que una cirugía posterior solo fue a mejorar ligeramente) y, para acabarla de chingar, era de los más chingoncitos en cuanto a promedios (estuve en la muy honrosa escolta que sostenía el banderín de la h. escuela La Salle).

Todo esto hizo que la alta sociedad lasallista me tratara con indiferencia e incluso hostilidad, ya saben que los niños pueden ser muy crueles (y muy hijos de la chingada añadiría yo). El resultado de este proceso derivó en la formación de un grupo reducido de amigos verdaderos que compartían 2 importantes cosas:

1.- La hueva generada por la sociedad lasallista.

2.- Una mente aguda para crear pendejadas de la nada.

Ambas cosas se complementaban muy bien.

Conforme fui creciendo y entrando en la etapa de despertar sexual cuyo nombre científico es “chaquetero”, mi aspecto desgarbado e igual de atractivo que Woody Allen (a pesar de lo que diga mi hermosa novia cuya atracción por mí aún me sorprende, intriga e ilusiona) me hizo desarrollar otras habilidades para llamar la atención de las féminas, descubriendo, felizmente,  que, con una cantidad suficiente de risas provocadas, disminuye considerablemente la fealdad de uno.

Eventualmente descubrí que ser cagado no solo es divertido sino que te ayuda a encontrar gente similar a ti, gracias a lo cuál me he hecho de excelentes amigos y amigas.

En cuanto a la segunda pregunta, es bastante más complicada y creo que no la podría contestar porque no se exactamente en que radique. De las muchas personas cagadas que conozco, la mayoría tienen diferentes métodos para producir risa. Mi cuate Richard, por ejemplo, con sus historias y anécdotas, donde las forma en que las cuenta influye mucho; el sarcasmo rápido de mi amiga Nancy y los comentarios políticamente incorrectos de mi cuate Isaac, todos son distintos y harto chistoretes.

Creo yo que lo principal es que la cosa sea espontánea y decirla o hacerla en el momento adecuado.

A mi me funciona, simple y sencillamente, decir o hacer algo que a mí me parecería gracioso.

Creo que me resulta bastante más fácil determinar lo que NO es cagado:

1.- Reírte de tu propio chiste.

2.- Usar exageradamente expresiones como: “Ay si nooo”; “No es cierto, es una broma”; “¡No te creas!”; “Aaaaaaaa (especie de grito aguardentoso que viene inmediatamente después de hacer un chascarrillo)”; Repetir lo que se acaba de decir, ejemplo: “¡Y también nos comimos los gallos vivos! jajajaja, los gallos vivos…” y similares. ¡Si se necesita hacer algo para especificar que es una broma, entonces no es graciosa!

3.- Querer meter un chiste a huevo o repetir uno fallido con la esperanza de que la segunda vez resulte gracioso.

4.- Continuar moliendo con la misma graciosada que ya funcionó y tratar de que sea graciosa eternamente.

5.- Estar esperando cualquier oportunidad para hacer una gracia.

6.- Ensayar los comentarios graciosos un día antes.

7.- Alzar la voz para que todos oigan tu comentario incisivo y (estás seguro) hilarante.

8.- Creer que cualquier cosa que uno dice pedo es, por ende, graciosa.

Bueno pus espero este postito les haya resultado cagadito y si no pus huevos.

Anuncios