De la banda salsera

Francamente nunca he pretendido, ni pretendo, hacer de este blog uno de tantos donde la gente intensea sobre cosas tan interesantes como sus amores imposibles, el grano que les salió en la frente o se pone a hablar de sus sentimientos, estado de ánimo y ganas de ir al baño.

Sin embargo en este caso haré una excepción pues me encuentro en uno de esos momentos en que estoy bastante feliz con lo que tengo, con lo que no tengo y en general bastante en paz con la vidita esta.

Muy probablemente aquellos a los que les dedico esto (la banda salsera por supuesto) nunca lo vean en la vida y mi único posible lector (llámese chobu/lobo/Isaac) le valgan poco menos que ni madres éstas líneas. Pero aún así las pondré. En primera porque me gustaría dejar un testimonio de éstos días y esta gente chingona, ya que la verdad siempre será que, por más que uno lo intente y desee, todo, al final, puede valer madres. En segunda porque se me da mi regaladísima gana y este es mi blog chingas.

Alguna vez me dijo un cuate (curiosamente el rementado Chobu), con motivo de una fiesta que tuve a bien hacer, el siguiente acertado comentario: “Tu y tus amigos se toman demasiado en serio eso del baile”. Quizá hayan sido las rebuscadas vueltas de mis compas y yo, o la cara de satisfacción cuasi-orgásmica de Marco cuando baila o la figura de las mujeres con sus manitas (quizá sea la envidia porque él no sabe bailar un carajo). Sea lo que fuere, tiene mucho de verdad, pero también es cierto que, al menos eso creo, la salsa en la banda salsera ha llegado a ser algo secundario. Creo que ahora predomina, simplemente, una amistad fregona.

Mi acercamiento original a este mundo de la salsa fue por el tiempo muerto en mi escuela, la ociosidad innata en mi y el deseo de poderme mover mejor, a la hora de bailar, que el árbol de 50 años que está plantado en mi casa (cosa que no hacía en ese momento). Y pues si iba a las clases, y si me divertía y entretenía, pero realmente no era algo de mayor importancia hasta que nació la banda salsera. Nunca he sido muy popular ni he tenido muchos amigos (cosa que me viene bastante bien), pero los que tengo son muy buenos. Creo que esto es lo bueno de esta bandísima, son muchos y, todos, excelentes amigos, a pesar de que somos de personalidades, edades y gustos variados (al contrario creo que esto le da un matiz bastante chido).

Nunca tuve un grupo de amigos con los que me sintiera tan a gusto, me divirtiera tanto, bromeara tanto, saliera tanto, difrutara tanto. Y, sin proponérmelo, la encontré en ellos.

Gracias a Zoé, mi niña alegre, mi mujer hermosa, mi adorada novia. Iluminas mi vida de muchas formas.

A Adri, con su eterna sonrisa y su pila interminable.

A Itza con su organización perfecta y su fuerte espíritu.

A Yuri por su sinceridad y buen humor.

A Nohemí por su ánimo, su siempre dispuesta ayuda y su alegría.

A Clau por su risa y bella personalidad.

A Ilse que combina carácter y dulzura.

A Karlita y Edgar por su amor al baile.

A Redo por su siempre excelente disposición.

A Marco por que siempre le pone energía a todo (y un poco de estrés a la rueda).

A Omar y su sacrificio de venir desde cuerna pa estar en esta banda.

A Mario y su excelente humor y sus conocimientos de caricaturas olvidadas.

A Ricardo con sus anécdotas cagadas, su hospitalidad y sus interminables conocimientos de los simpsons.

En fin, gracias banda, por hacer divertida y buena la vida.

Este es un update del Miércoles 3 de Febrero del recién iniciado 2010, no recuerdo porque recordé (que irónico) la calavera de la banda y pus al verla me puse algo nostálgico y me dije: “¿Guey, vas a permitir que esta calavera salsera se vaya al infierno de las calaveras?” Y que me respondí: “¡¡Ni madres!!”.

Así que aquí queda para la posteridad:

 

Calavera Salsera

 

La muerte seguía los pasos,

con aliento y con premura,

de la banda de muchachos

que se hace llamar “salsera”.

 

Los encontró a todos jugando

al ritmo de una buena timba

muy contentos y bromeando

bailando rueda en una rumba.

 

Intentó llevarse a Adriana,

quería llevársela deprisa

“¡estoy en la salsa cubana!”

 exclamó con gran sonrisa.

 

Intentó entonces con Marco

pero éste no la escuchaba

“quizá si me subo a un banco”

la flaca, chaparra, pensaba.

 

Fue entonces con Majin Mario.

La ignoró (estaba concentrado)

pues, por no ensayar a diario,

no lograba el Dedo saboreado.

 

La calaca fue luego por Nohemí

En el “dame” la quiso interceptar

“¡Pero si aún no me toca a mí!”

a la flaca dijo, invitándola a bailar.

 

La huesuda fue ahora por Ricardo,

que cantaba una salsita de Maelo

“pérame tantito, que no me tardo”

dijo, puliendo con los pies el suelo.

 

Trató luego de alcanzar a Ilse.

Pero lo intentó en mala hora

pues no paraba de escaparse

en el “dame una, dame otra”.

 

Fue entonces por Edgar Redo

Pero le dio miedo a la muerte

“¡me la vaya a hacer de pedo,

este guey esta muy fuerte!”

 

 La tilica buscó a Claudia,

que la echó de una patada

pues cursando ingeniería

no te queda miedo a nada.

 

Le tocó el turno al buen Omar

“¡Vámonos!”, le ordenó, ufana.

 “Espérame, que quiero bailar

con mi amor la niña Itzayana”

 

Ya enojada, buscó a Karlita

la encontró ensayando bailes

que bailaba, muy bonita,

con su novio Edgar Morales.

 

Quiso después ir por Yuriria

Pero su intento fue poco certero

Aunque con ella ya cargaría

Si no cantan: ¡llévala al varadero!

 

Se volvió la catrina a la niña Zoé

Que, precioso, en la rueda bailaba

¿porqué no se la llevó? ¡Eso lo sé!

Envidia tenía de lo bella que estaba.

 

Indignada la muerte, se los llevó a todos

¡Que bailen su salsa allá en el panteón!

Gritaba la muerte de muy malos modos

Pero ya iba bailando también ella el son.

Anuncios

7 comentarios to “De la banda salsera”

  1. Zowy Says:

    Corazón Hermoso, cada vez que escribes algo me invades de sentimientos indescriptibles, me llenas de una tremenda energía para sonreír al 100, me colmas de ternura hasta el punto de derramar lágrimas. Me plagas de emotividad por la gran dicha de compartir contigo estos sentimientos hacia la queridísima banda salsera y lo más importante que me dejes formar parte de tu mundo como algo más que tu amiga.

    Te amo mucho y me siento muy dichosa de tenerte a mi lado como el novio más maravilloso del mundo.
    Gracias!!!

  2. Adry Says:

    Carlitos,
    Muchas muchas gracias…
    Usté pone en palabras lo que yo tb siento, la verdad es que yo tampoco me había sentido tan pero tan bien en un grupo como con ustedes y se los agradezco de corazón. Los quiero Muchísimo.

    Mil gracias por esa calavera que está WOW! EN VERDAD ES USTED LA CREATIVIDAD ANDANDO!

  3. Mario E Says:

    No mames güey, casi lloro. Así, sonriente y todo como me ves, soy bastante cerrado y luego de leerte y ver que alguien pudo poner (¡y de qué forma, caramba!) por escrito mis sentimentos hacía la banda salsera, con quienes he pasado momentos hiperchingones y de paso aprendido una par de cosas sobre mi y superado 2-3 traumas… no sé.
    Voy a leerte otra vez ka’.

    Gracias a toda la banda salsera por ser

  4. ilse Says:

    no manches carlos…. no lo habia leido hasta ahorita y te juro que casi lloro….. entre que los extrañe horrores con una salsa k escuche enla calle en algun momento del sabado en la noche….y que me dio sentimiento leerte y entender tu percepcion sobrecada uno d nosotros… a mi hasta me intriga un poko el como me percibes jje….pero eso sera en otra ocasion…. gracias x expresar lo ke pareceser un sentimiento mutuo y comun enla banda…. somos recagados y hacemos ridiculeces juntos por el poder q nos da a cada uno la banda entera…. eso esta mega chido…..LOS ADORO YO TAMBIEN!!!!

  5. Itza Says:

    Super Carlitos gracias al compi Edgamigo he podido leer esto… me dice: “ya viste estás en el blog del mata” y yo con mi cara de what jejeje, pero increiblemente como siempre, quedé anonadada con su singular manera de escribir que hace que se inunden nuestros ojitos tan pispiretos de lágrimas, pero que padre es llorar o querer hacerlo, cuando es de felicidad. Al leerte mi disco duro empieza a recordar tantos y tantos y tantos y los que faltan, momentos tan involvidables con mi adoraba banda. Gracias compi, gracias a usted por su corazonzote y por esa habilidad de escribir que nos alegra el corazón.

    Un abrazote lo quiero mucho 😉

  6. Lobo Says:

    Pues no lo decía por envidia, le echan demasiada crema a sus tacos. Pero evidentemente se que a ti (y supongo que a tus compañeros) eso es algo que les vale madres, además sabes que no es en mal plan.

    Lo demás, pues está bien… ¿o no?

  7. Marco Says:

    que tranzita:

    definitivamente me impresionas, escribes muy chido, creo que algun dia deberias inventarte un historia y hacer de eso un libro, yo nunca habia entrado a tu blog, asi que disfrute mucho leyendo todo a cerca de la banda, en general eres una piedra angular en la banda como lo es cada uno de los que la conformamos, espero definitivamente que sea asi dentro de 10, 20, 30, 40, ó 50 años la neta la amistad esta poca madre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: